Acércate al IEMujeres

Por Martha Reyes Cruz / Presidenta Ejecutiva del Instituto Estatal de las Mujeres

La prevención es el elemento prioritario para evitar la violencia contra mujeres y niñas; pero cuando ésta ya se ha presentado, la atención oportuna, eficiente y de calidad determina, primero, la posibilidad de salir de esa situación de maltrato y posteriormente, una oportunidad de fortalecerse y recuperarse.

¿Qué requiere una mujer violentada para romper con el ciclo de la violencia que está viviendo?

Es vital que ella identifique que vive con violencia, pues muchas ocasiones ésta no se percibe por las formas sutiles en las que se ejerce o porque existe la creencia que vivir así “es normal”, “es lo que me tocó vivirlo” o “es mi cruz”.

Una mujer que ya reconoció ser víctima de violencia, necesita el apoyo de una red social, ya sea de familiares, amigas, compañeras de trabajo o del círculo de personas que frecuenta; pero es importante también que conozca que existe un grupo de instituciones públicas y privadas que le apoyarán con diferentes servicios, asesoría, acompañamiento o incluso el resguardo de su integridad física para ella y sus hijas e hijos.

En el Instituto Estatal de las Mujeres los servicios están orientados a la prevención y atención de la violencia de género a través de pláticas, cursos, talleres y la asesoría Legal, Psicológica y de Trabajo Social. Existe además un programa de Vinculación Económica para fortalecer el empoderamiento económico de las mujeres y apoyar su recuperación en ese ámbito.

Todos los servicios son gratuitos y confidenciales y para solicitarlos sólo se requiere acudir a 5 de mayo 525 Oriente, en el séptimo piso del edificio Elizondo Páez, donde personal especializado en las mencionadas áreas les atiende para apoyar su proceso. Los teléfonos de contacto son 20 20 97 73 al 76 y en redes sociales búscanos como Mujeresnl.

Es importante comentar que el IEMujeres ha establecido alianza con toda una red de instituciones públicas y privadas que atienden la prevención de la violencia contra mujeres y niñas para potenciar los servicios que pueden ofrecerse en conjunto y dar una mejor atención.