Acusa Trump a Irán de ‘esparcir’ caos

 

Por Notimex

Nueva York.- El Presidente Donald Trump en su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas criticó hoy la globalización y el multilateralismo como tendencias que atentan contra la soberanía de los países, a través de algunas organizaciones y mecanismos en los que Estados Unidos venía participando hasta hace poco.

Trump defendió la política exterior que su administración ha perseguido durante los dos años de su gobierno, y aunque abandonó la retórica de “Estados Unidos primero”, dejó en claro que el accionar de su gobierno estará determinado por el beneficio particular y no colectivo.

El inicio de su mensaje no tuvo la recepción esperada por el mandatario, ya que su exagerada presentación de los logros domésticos de su gobierno fue recibida con risas entre la mayoría de los asistentes.

Trump tuvo halagos para un puñado de países, incluyendo Corea del Norte, que dominó su discurso del año pasado cuando llamó al líder norcoreano, Kim Jong-un “hombre cohete” por su actitud combativa, ofreció duras críticas para otros como Irán y China, y advertencias para algunos como Siria.

Además de denunciar a líderes iraníes de corrupción, acusó a ese régimen de esparcir caos a través de Medio Oriente y más allá de la región; intensificar la represión interna, frente a lo cual su gobierno ha respondido con una campaña de presión económica a través de sanciones.

Anunció la puesta en vigor de sanciones adicionales a partir del 5 de noviembre, a las que dijo se sumarán otras más, y reveló que su gobierno trabaja con países que importan petróleo iraní para cortar sus compras de manera sustancial.

“No podemos permitir al mayor promotor de terrorismo del mundo que posea las armas más peligrosas del planeta. No podemos un régimen que clama ‘muerte a Estados Unidos’ y que amenaza con desaparecer a Israel poseer los medios para detonar una arma nuclear en cualquier ciudad en la tierra”, dijo.

En el caso de China, Trump renovó sus críticas por lo que calificó como abusos comerciales de ese país, insistiendo que su gobierno no tolerará por más tiempo una actitud que calificó de injusta, y por ello su respuesta con la imposición hasta ahora de tarifas por 250 mil millones de dólares sobre sus exportaciones a Estados Unidos.

“Tengo gran respeto y afecto por mi amigo, el presidente Xi (Jinping), pero dejé en claro que nuestro desbalance comercial no es aceptable. Los distorsiones de mercado de China, y la manera como operan, no puede ser tolerada”, dijo.

Las críticas del mandatario alcanzaron también a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), acusando al bloque de estafar al resto del mundo por los altos precios del barril de crudo, algo que dijo “no me gusta, y a nadie le debería de gustar”.