Advierte Brasil sobre multa “ejemplar” a mineras por accidente en presas

Notimex

Río de Janeiro.- La fiscalía brasileña amenazó hoy a las empresas mineras responsables de las dos presas accidentadas el jueves pasado con multas “ejemplares”.

La rotura de las presas ocasionó un derrame tóxico que avanza hacia una reserva de tortugas marinas por el río Dulce, una de las principales fuentes de agua para las ciudades del norte del estado de Espíritu Santo.

La presidenta Dilma Rousseff sobrevoló este jueves la región accidentada y prometió ayuda del gobierno para enfrentar la catástrofe.

La empresa Sumarco –propiedad de las gigantes mineras brasileña Vale y australiana BHP Biliton- enfrenta una multa que podría ser “ejemplar”, según dijo hoy la vicefiscal general de la República, Sandra Cureau, ya que hubo “negligencia y omisión” en el accidente.

“Vale y BHP fueron totalmente displicente en la prevención, no demostraron tener un plano de acción en caso de desastre. No tenían ningún sistema de alarma”, dijo hoy la fiscal, en referencia a las operaciones de la minera Sumarco en la localidad de Mariana, en el estado de Minas Gerais, epicentro de la tragedia.

El Instituto Brasileño de Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables, el IBAMA, dijo este día que multará a la minera con una cantidad cercana a los 100 millones de reales, unos 25 millones de dólares, aunque los expertos estiman que el monto total por daños materiales, ambientales y humanos ronde los 300 millones de dólares.

Además de arrasar por completo el pueblo rural de Bento Rodrigues, cercano a las dos presas accidentadas, y de provocar seis muertos y 19 desaparecidos, la ola de barro tóxico se filtró hasta el río Dulce (Rio Doce, en portugués) que avanza por el estado vecino de Espíritu Santo hasta el Atlántico en una desembocadura célebre por el desove de tortugas marinas.

Las aldeas, ciudades y pueblos erigidos en el margen del río enfrentan ahora una situación de incertidumbre, ante la muerte de peces y especies a medida que el barro tóxico avanza en el río.

Dos ciudades que utilizan el agua del río -Baixo Guandu y Colatina- deben tener interrumpido el suministro de forma indeterminada, lo que afectará a 280 mil personas, mientras pescadores de la zona temen que su actividad sufra un impacto por la contaminación del derrame de mineral de hierro.

“Estamos en una situación de total incertidumbre. Es todo muy especulativo, pero hay una gran ansiedad”, explicó a Notimex João Carlos Thome, coordinador de la asociación TAMAR, que lleva 35 años preservando tortugas marinas.

Desde Regencia, en la desembocadura del río Dulce, Thome dijo en entrevista telefónica que esperan el advenimiento del barro tóxico “para el domingo”, mientras un equipo de unas 15 personas trabaja para salvar los huevos de tortuga, pues actualmente es el proceso de desove de dos especies protegidas.