Ambientalismo en Cuaresma

Por Rolando Ibarra Rodríguez / Director del Instituto para la Protección Ambiental de la Caintra

En estos días que -para todavía una gran mayoría – se supone los dedicamos a una reflexión espiritual, quizá haga sentido incluir la creciente preocupación por el medio ambiente como parte de este ejercicio de reflexión.

Después de todo, recordemos que la Semana Santa encierra una mezcla de contrición, reconciliación y renovación de la esperanza. Y creo que no podríamos encontrar tres conceptos más vigentes que éstos en nuestra relación con el planeta.

No importa si eres de los que apenas hasta hace poco dimensionó las consecuencias de la contaminación en tu salud. O si te dices ambientalista, no importa la corriente ideológica a la que pertenezcas. Ya sea si te consideras un ente fraterno más entre los que creó la Madre Tierra, o si en cambio te consideras un hijo de Dios y estás en el planeta que él te dio, o bien, si sencillamente atribuyes a una casualidad química el que estés aquí y ese “solo se vive una vez” te permite explotar los recursos naturales a tu alrededor. Bajo cualquiera de estas ópticas, los conceptos de la Cuaresma son plenamente válidos si buscamos una relación armónica con el planeta.

Ojalá que estos días nos pudieran servir no solo para darnos cuenta como los factores climáticos pueden ocasionar días con mala calidad del aire (ya que en días de vacaciones no hay tanto tráfico). La historia de Semana Santa puede ayudarnos a construir una historia de reconciliación con esta Tierra.

¿Quién eres tú en esa analogía que hay entre esta nueva cruzada por el medio ambiente y lo que le fue la pasión y muerte de Jesús? ¿Eres una autoridad como Poncio Pilato? ¿Uno entre esa multitud que en vez de apoyar al héroe optas por Barrabas? O si estás en una posición con capacidad de influir ¿eres un Judas que por protegerte a ti traicionas aquellos que luchan por el bien? Y si vemos a las historias de heroísmo ¿sabes que puedes ser como aquel discípulo que, a pesar negar a su modelo, te puedes convertir en piedra angular de algo más grande que cualquiera de nosotros? Y no puedo pasar de largo la lección que nos dan las mujeres quienes, como en aquel entonces se mantuvieron firmes ante la injusticia, hoy no flaquean en esta lucha por el Planeta.

Hay una gran lección de amor y esperanza en estos pasajes que podemos también aplicar en nuestra relación con el planeta. Parafraseando una cita del Papa Francisco: la Cuaresma es un entrar en un desierto para hacer que vuelva a ser aquel jardín. Es la historia de un ser que muere por quienes son sus hijos y que a partir de su muerte y su perdón nos abre las puertas de su reino. Algo similar a lo que el planeta nos regala cada día.

Contacto: ribarra@gmail.com

Twitter: @ribarrar