Atribuyen desplome de avión a tripulante no autorizado

 

Por Agencias

Ciudad de México.- La Comisión Investigadora y Dictaminadora de Accidentes en Incidentes de Aviación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes reveló que el accidente del avión Embramer 190 de Aeroméxico el 31 de julio del año pasado se desplomó en el Aeropuerto de Durango por un tripulante no identificado que piloteaba la aeronave y no estaba certificado para operar.

Los expertos mencionaron que un tripulante sin autorización viajaba en cabina y piloteaba la aeronave hasta 8 segundos antes del impacto contra el terreno y a pesar de tener licencia de piloto no estaba certificado para operar el Embraer.

También mencionaron que en esa ocasión hubo malas condiciones climatológicas que provocaron el desplome, tales como el impacto contra la pista originando la pérdida de control de la aeronave en la fase final del despegue por windshear a baja altura al producirse una pérdida de velocidad y sustentación.

Mencionaron que la Torre de control no reportó a la tripulación de condiciones atmosféricas atípicas en Durango y la lluvia se intensificó, lo que provocó fuertes ráfagas de viento que impidieron la visibilidad hacia la pista, desde el edificio terminal.

Los especialistas dijeron que no hubo comunicación de la tripulación con el controlador de torre de control, ante los cambios meteorológicos, un fenómeno conocido como microburts.

También la investigación refirió que el comandante de la aeronave estaba sentado en el asiento del lado izquierdo e iba fungiendo como piloto monitoreando, sin contar con la capacidad de instructor o asesor.

Agregó que el copiloto dejó su puesto al TVC, desconociendo el motivo ya que no se presentó a realizar su entrevista. El tripulante viajando en cabina de pilotos se encontraba en el asiento asignado para el Primer Oficial e iba realizando funciones de piloto volando, hasta 8 segundos del impacto contra el terreno.