Automotivación para el éxito

Por Maritza Núñez Ramos / Profesora del Departamento de Psicología de la UDEM

Actualmente se entiende por motivación todo aquello que nos impulsa, que guía nuestras conductas y nos lleva a alcanzar una meta. Muchas personas están esperando que esa fuerza que los impulse a conseguir sus objetivos planteados venga del exterior, es decir, que algo o alguien se los proporcione, como podrían ser jefes, compañeros, familia, trabajo, dinero, entre otros.

Sin embargo, la mayor motivación es la que viene de nosotros mismos, que sale de nuestro interior. Este tipo de motivación es más fuerte y puede llevarnos a mejores resultados, ya que depende de nosotros mismos, de nuestra propia responsabilidad y compromiso con las metas planteadas.

La meta es el final del camino al que queremos llegar, a lo largo de nuestra vida nos vamos planteando diversas metas, algunas son fáciles de alcanzar y no nos representan un gran reto, regularmente estas metas sencillas, al momento de obtenerlas no implican logros importantes e incluso podemos olvidarlas fácilmente, sin haber dejado una huella importante para nosotros.

Por lo contrario, cuando la meta destino nos implica un mayor esfuerzo para alcanzarla, incluso si nos enfrentamos con serias dificultades y tropiezos, adquiere por consecuencia una mayor importancia, de tal manera, que se le concede mayor valor y representa un aprendizaje y experiencia que nos deja satisfacción, por encima del esfuerzo y retos que se hayan visto implícitos.

La principal clave que nos permite alcanzar nuestras metas, radica en poder encontrar aquello que nos impulsa, lo que es realmente importante para cada persona, independientemente de lo que sea importante para otros, o de lo que los demás consideran que es conveniente o esperan que realicemos.

Contacto: maritza.nunez@udem.edu