Bautizan Duques de Sussex a Archie

Por Agencias

Londres.- Los de Sussex Enrique y Meghan Markle bautizaron a su primer hijo, Archie Harrison Mountbatten-Windsor.

El Castillo de Windsor, a las afueras de Londres, fue la celebración donde se llevó a cabo el acto privado al que solo asistieron familiares y amigos muy cercanos, lejos del foco de los medios de comunicación y de la ciudadanía.

En contraste con los bautizos de los tres hijos de Guillermo y Catalina, el de Archie, el séptimo en la línea de sucesión al trono, estuvo marcado por el ya habitual secretismo de Meghan, muy celosa de su intimidad y, desde ahora, de la de su primogénito.

Tan poca información han aportado los padres, que ni siquiera se conoce el nombre de los padrinos, aunque sí ha trascendido que “son amigos de la pareja”, pero no personajes públicos.

El bautizo, por tanto, ha sido un evento de bajo perfil para los estándares de la realeza de este país, en el que tampoco ha estado presente la bisabuela de Archie, la Reina Isabel II de Inglaterra, quien indicó que tiene hoy otros compromisos.

No es algo inédito en la monarca, ya que el año pasado tampoco asistió al bautizo de su bisnieto el príncipe Louis.

El Palacio de Buckingham confirmó que Archie llevó una réplica, elaborada en 2008, del mantón bautismal color crema que lució por primera vez la primogénita de la Reina Victoria en 1841 y que, desde entonces, se ha utilizado para todos los bautizos reales, incluido el de Isabel II, en 1926.

Asimismo, el bisnieto de la monarca fue bautizado por el Arzobispo de Canterbury, Justin Welby, con agua del Río Jordán sobre la pila “Lily Font”, una obra de orfebrería elaborada por los joyeros EJ. y W. Barnard en 1840, también a petición de la Reina Victoria, que representa “la pureza y la nueva vida” y que la familia real utiliza en estas ceremonias.