Bernardo Gutiérrez de Lara: su historia desconocida

Por Raymundo Hernández Alvarado

Pocas personas conocen que en las catacumbas de la iglesia de Santiago Apóstol, en el centro de Santiago, N. L., se encuentran depositados desde mayo de 1841 los restos del coronel Bernardo Gutiérrez de Lara, precursor de la independencia de México.

Él es nombrado por el cura Miguel Hidalgo en marzo de 1811 como embajador de la insurgencia ante el gobierno de los Estados Unidos de América.

Se entera de la detención de Hidalgo y sus caudillos dos semanas después, y aún así viaja a Washington durante cuatro meses, para en diciembre de ese año entrevistarse con el secretario de Estado, James Monroe, para pedirle apoyo a la rebelión, ayuda que fue condicionada a que al triunfo contra España, la Constitución Mexicana debería seguir el modelo de la norteamericana.

Gutiérrez sería además el primer gobernador del estado libre de Las Tamaulipas en julio de 1824, y en su primer día de ejercicio le toca ordenar el fusilamiento del ex emperador Agustín de Iturbide, detenido días atrás en su desembarco en Soto La Marina, Tamaulipas, procedente de Inglaterra.

Tiempo atrás había sido uno de los consumadores de la Independencia de Tejas con respecto a España. Al final de sus días, enfermo de un mal cardíaco, vive en Monterrey y Linares, en casa de sus hijos, para luego quedarse en Santiago, donde muere el 13 de mayo de 1841.

bernardo gutierrezRaíces nuevoleonesas

Pero ¿quién es José Bernardo Maximiliano Gutiérrez de Lara y qué ligas tiene con Nuevo León?

El tiene sus raíces paternas en el actual Zuazua, Nuevo León, donde su padre Santiago Gutiérrez fue uno de los dueños de la Hacienda San Pedro, actual sede del área de investigaciones históricas de la UANL.

Gutiérrez de Lara nace el 20 de agosto de 1774 en la Villa de Revilla, hoy Ciudad Guerrero, Tamaulipas, donde es herrero y talabartero en su adolescencia. Estallada la guerra de Independencia, el 16 de marzo de 1811 y se presenta cerca de Saltillo ante el cura Miguel Hidalgo, Ignacio Allende y Mariano Jiménez, para ofrecer sus servicios al movimiento libertario.

Hidalgo lo nombra Teniente Coronel y le encomienda conseguir en Estados Unidos armas, municiones y hombres para la lucha en México, confiando en el dicho de Bernardo de que podría conseguirlos basado en sus buenas relaciones en Nueva Orleáns.

Gutiérrez viaja a caballo con 14 hombres por Estados Unidos por cuatro meses. Antes de él otros insurgentes habían tratado en vano de llegar a Washington.

La entrevista con Monroe

Finalmente, se entrevista el 15 de diciembre de 1811 con el secretario de Estado, James Monroe (luego quinto presidente de EU) a quien deja hablando solo ante la indigna propuesta que tenía por fin preparar la anexión de México a ese país.

El motivo: Monroe accedería a proporcionar “veintisiete mil hombres  de buena tropa” para luchar contra España por la independencia de México, pero a cambio “Gutiérrez debería establecer una buena Constitución para asegurar la felicidad de los paisanos”.

El gancho era formar “una sola potencia, la más formidable del mundo”, según el resumen de una carta del embajador español Luis Onis enviada al virrey en México, refiere Robert J. Ward del Centro de Estudios de Historia Moderna y Contemporánea del IIH de la UNAM.

En  su obra “Dos Hermanos Héroes”, Lorenzo de la Garza refiere que Bernardo fue recibido en audiencia privada por el presidente James Madison al día siguiente (16), “quien lo trató con mucha cortesía y benevolencia”.

Aquí Monroe le dice a Gutiérrez que regrese a su país a proveerse de los documentos necesarios para iniciar la compra de armas y municiones, pero todo fue rechazado.

El asunto Iturbide

Bernardo dirige operaciones militares en Texas, venciendo a los realistas en la Batalla de Rosillo y tomando la ciudad de San Antonio Bexar el 1 de abril de 1813. Culmina con la Independencia de Tejas.

Debido a que fue obligado a dimitir como jefe militar, los rebeldes pierden la batalla del Encinar, principio de la recuperación de Texas para el virrey español.

Luego, Gutiérrez de Lara vive de 1814 a 1824 en Louisiana, y al consumarse la Independencia mexicana, la I Legislatura Constituyente de Tamaulipas lo nombra gobernador del Estado.

Como gobernador -19 de julio a 28 de julio de 1824 y 2 de octubre de 1824 a 4 de marzo de 1825- le toca conocer la aprehensión de Agustín de Iturbide.

Al desembarcar en Soto La Marina, Iturbide, consumador de la Independencia en 1821 y proclamado Emperador Constitucional de México el 21 de julio de 1822, es detenido por el coronel marsoteño Felipe de la Garza y luego, por orden del Congreso del Estado, fusilado el 19 de julio de 1824.

Este ajusticiamiento a Agustín de Iturbide motiva ataques de algunos sectores del centro del país, que calificaron de “injusta y bárbara” a la Asamblea Legislativa de Tamaulipas. Pero en realidad la sentencia había sido expedida por el Congreso Nacional y el Legislativo tamaulipeco lo que hizo fue cumplir la orden.

“El que volvió a México para volverlo a libertar fue víctima de la ignorancia de seis diputados de un estado (Tamaulipas) corto e insignificante y de la imprudencia de un general -de la Garza- que ya antes había sido traidor”, señala una introducción al manifiesto de Iturbide, publicado por La Voz de México en 1871.

Bernardo renuncia a la gubernatura el 4 de marzo de 1825, siendo recibida por el presidente Guadalupe Victoria. Ese año es nombrado comandante interino de los Estados de Oriente (el noreste mexicano), con sede en San Carlos, Tamaulipas.

bernardo gtz 1

Guadalupe Victoria le pide defenderse

Señalado por sus enemigos como el pr
incipal autor del fusilamiento de Agustín de Iturbide, ya como ex gobernador Gutiérrez de Lara seguía recibiendo los ataques dentro del Congreso Nacional, a lo que el presidente Guadalupe Victoria le pide defenderse de esas ofensivas.

Los cargos eran que abusaba del poder, viajes con mucha pompa y exigencia de honores, los cuales no eran ciertos, refiere el historiador Lorenzo de la Garza en su obra “Dos Hermanos Héroes”.

En Julio de 1827, el ministro de Guerra,  Anastasio Bustamante le ordenaba a Gutiérrez presentarse en Victoria para exponer su defensa. El tamaulipeco residente en Monterrey, enfermo,  trabajaba para subsistir como empleado de la oficina de Rentas del Estado.

El fin era molestarlo y en marzo de 1828 se presenta finalmente en el Congreso en Ciudad Victoria sin que le pudieran atender oficialmente, para luego concluir la etapa de hostigamiento.

A Bernardo se le describía como alto, fornido, de ojos claros, honesto y patriota, pero también enfermo; en entrevista, el historiador de Villa de Santiago, José Lastra Cavazos, identifica la dolencia como cardiaca.

Conociéndose en marzo de 1829 que el brigadier español Isidro Barradas preparaba la invasión por barco a Tampico para recuperar la colonia mexicana independizada, Bernardo quiso combatir pero su padecimiento lo impide.

En octubre de 1839, rebeldes desconocen al Gobierno Central, queriendo implantar el Federalista, enfrentando en Ciudad Guerrero a Gutiérrez de Lara, quien es detenido y liberado en Mier. Sus males se agravaban.

bernardo gutierrez reconocimiento de santiago, N.L. a bernardo“Dispón de tu casa porque morirás”

En 1840 siente cerca su fin, “aunque sano de espíritu y teniendo presente el divino precepto -dispón de tu casa porque morirás-, pensó en los primeros días de enero”, añade el autor de “Dos Hermanos Héroes”. Tenía seis hijos casados: José Ángel, José Sinforiano, María Eugenia, José Januario, José Ladislao y José Alejo.

Redacta su testamento.

José Ángel vivía en Linares y Eugenia en Villa de Santiago, casada con su primo José Trinidad Gutiérrez de Lara.

El insurgente viaja a Linares con su hijo atendiendo la orden médica de buscar un mejor clima. El lugar no le sienta y acude con su hija Eugenia a Villa de Santiago, a donde llega el 6 de mayo de 1841, donde agoniza por siete días, auxiliado por el cura de la Parroquia de Santiago Apóstol, José María Nuer.

Muere finalmente a las 2 de la tarde del 13 de mayo de 1841, sepultado con honras fúnebres dentro de la iglesia  “junto al altar del Señor San José”.

bernardo gutierrez ubicacion de restosSu tumba, sin identificar

Actualmente la tumba del insurgente José Bernardo se encuentra sin identificar en un pasillo lateral de la iglesia de Santiago Apóstol, en Villa de Santiago, Nuevo León (frente al Ayuntamiento).

Al respecto, el historiador de esa ciudad, José Lastra Cavazos, señala que en la fecha de su muerte existía la prohibición eclesiástica de enterrar cuerpos de personas en el interior de las iglesias para personas que no fueran españolas o criollas.

“Como Bernardo no lo era, él arregla con el padre Nuer para ser sepultado al pie del altar de San José”.

El revillense es enterrado el 14 de mayo con todos los honores militares. Lastra señala una versión acerca de su dimisión como gobernador: “Cuando es detenido Agustín de Iturbide en Soto la Marina por orden de Bernardo, éste ignoraba que Iturbide ya había sido perdonado por Bustamante, quien lo había declarado ‘Héroe de la Independencia’”.

Muere muy enfermo aquí en Santiago y luego de ser sepultado por aquellos años cometieron el error de colocar en su tumba el nombre de José Antonio, su hermano, procediéndose luego a su corrección”, expresa Lastra.

bernardo gtz placa exterior al pie de torrePlaca alusiva en la Iglesia de Santiago, N.L.

Continúa: “En 1998 o 99 vinieron funcionarios de Tamaulipas en búsqueda de los restos de Gutiérrez para ser llevados a la Rotonda de los Hombres Ilustres de Tamaulipas, en Ciudad Victoria, pero como no se pudieron identificar, sólo se colocó una placa en el exterior frontal de la iglesia”.

El cronista señala que el problema para la identificación es que se perdió la ubicación precisa y la iglesia fue reformándose. “Mi abuelo me decía que el piso de la iglesia eran tarimas de madera que se abrían para sepultar a alguien, para luego cerrarse, pero con el tiempo esto fue cambiando y ahí hay sepultados desde el interior hasta la mitad de la plaza principal, como mil 500 cuerpos”, añade.

 

bernardo gutierres lara Cenotafio

Placa en Tamaulipas

En la Rotonda de los Tamaulipecos Ilustres en Victoria se encuentra un nicho que lo honra con la inscripción de “Teniente Coronel José Bernardo Gutiérrez de Lara 1774-1841” y debido a que no fue posible identificar y traer de Santiago sus restos, permanece como cenotafio (tumba simbólica).

 

 Lic. Raymundo Hernández Alvarado
Investigador y Divulgador de Historia Regional y miembro Honorario de la Asociación de Cronistas Municipales del Estado de Nuevo León.