Bullying / Acoso Escolar

Por Dra. Rosalinda Sepúlveda Sepúlveda

Se le llama bullying o acoso escolar al comportamiento agresivo y habitual para dañar a otra persona. Es claro el desequilibrio de poder.

El bullying se manifiesta como un abuso ya sea físico o verbal, o bien como intimidación. Esto puede suceder en cualquier grupo social o clase social. Pueden ser niños o niñas las víctimas del bullying.

Tipos de bullying:

Directo: Este es el tipo de bullying más evidente y se presenta con golpes, empujones, jalones de pelo, pellizcos, mordidas, intimidaciones, burlas, amenazas, coacción (hacer que haga cosas que no quiere hacer).

Indirecto: Este es menos evidente, pero igual de peligroso y se presenta con aislamiento del grupo social por chismes, mentiras, rumores, evitar que otros les hablen (la ley del hielo), falta de respeto, desprecio.

¿Cómo son las víctimas de bullying?

Actitudes que se perciben como sumisión, por ejemplo, son tímidos, inseguros, con baja autoestima, son generalmente delgaditos o débiles físicamente, es frecuente que tengan pocos amigos, son solitarios, melancólicos o tristes.

¿Qué riesgos  hay para los niños (as) que sufren de bullying?

Bajo rendimiento escolar, depresión, perpetuación de baja autoestima, enfermedades médicas (dolores de cabeza, estómago, etc.), más aislamiento y soledad, ansiedad, estrés postraumático, alteraciones en el patrón de relaciones interpersonales y podría llegar hasta el suicidio.

Los papás y maestros deben que estar atentos a los cambios en la forma de ser, disminución del rendimiento escolar, miedo o protestas para ir a la escuela, frecuentes dolores de estómago, cabeza, vómitos, insomnio o pesadillas, mal humor en la casa, irritabilidad, revisar la presencia de golpes, moretones, rasguños. Que el niño(a) no quiera salir ni convivir con compañeros, que quiera ir a la entrada y salida acompañado.

¿Cómo son los agresores o “bullies”?

Son niños(as) que quieren llamar la atención y ser populares, tienen la necesidad de que los respeten y una manera de ser “respetado” es que le tengan miedo. Tienen una personalidad de dominancia, son impulsivos. Generalmente son más grandes y fuertes

Físicamente. No tienen empatía (capacidad de ponerse en el lugar de los demás), tienen la capacidad para manipular a otros.  Generalmente este patrón lo aprenden en casa.

¿Y los testigos o espectadores,  también son agresores?

En la gran mayoría de las ocasiones donde se presenta el abuso escolar, el abusador o bullie, necesita “espectadores”, si no, no tiene chiste… así que el bullie necesita de la presencia de otros, la presencia de ellos le genera al agresor una falsa sensación de apoyo. El grupo también tiene dificultades para empatizar con la víctima, también pueden ser agresores. Esto va creando una mentalidad de grupo y genera un “ambiente” o cultura del bullying. Este ambiente desensibiliza a cada individuo a la violencia e injusticias. Esta mentalidad de grupo agresor es mucho más difícil de identificar y de erradicar, lo que hace que el ciclo del bullying continúe por varias generaciones y los nuevos niños aprenden y se adaptan a estos patrones.

Recomendaciones:

A Los niños(as): Deben poner un alto desde la primera agresión. Deben inmediatamente avisar a un maestro, papás o adulto.

A los maestros (as): Identificar a la víctima y agresor, hablar con los padres de cada uno. Estar al pendiente. Revisar baños para ver pintas o grafitis, también los maestros entrar ocasionalmente en las hora de recreo. Platicar con otros niños para estar más en contacto con lo que viven como grupo.

A los padres de familia: Una buena comunicación con los hijos, NO regañarlos cuando les cuenten de las agresiones. Platicar con otros compañeros, enseñarlos a responder asertivamente a las agresiones, dar aviso a la escuela. Si es necesario buscar ayuda profesional. Si es muy grave, considerar cambio de escuela. Siempre estar atentos del “ciberbullying” y a todas estas manifestaciones de agresión a través de las redes sociales.

 

Dra. Rosalinda Sepúlveda Sepúlveda

Psiquiatra y Psicoterapeuta por la UANL

Doctorado en Medicina por la UANL

Postdoctorado por la Universidad de Harvard