Hace 13 años: Caída del régimen de Saddam Hussein

Redacción

Monterrey.– La mañana del 9 de abril de 2003, la comunidad internacional se despertó con la noticia de la caída de Bagdad.

En la plaza Al-Ferdaous, iraquíes y estadounidenses, hombro con hombro, derribaron uno de los símbolos del régimen, la estatua del dictador Sadam Hussein que había sido inaugurada el 2002, en honor a los 65 años de Huseín.

“Libertad, libertad”, gritaban muchos iraquíes, pero otros lloraron cuando colocaron sobre la cara de bronce de Hussein una bandera estadounidense.

Horas después, el embajador iraquí ante las Naciones Unidas, Mohamed al-Douri, reconoció: “El juego ha terminado”.

El paradero de Hussein fue desconocido durante varios meses hasta que el 13 de diciembre de 2003, fue arrestado en una operación conjunta entre efectivos kurdos iraquíes y el Ejército estadounidense mientras se encontraba escondido en un sótano en los alrededores de su localidad natal, Tikrit.

Fue encontrado con una maleta que contenía 750.000 dólares. En la operación, bautizada como “Amanecer Rojo”, participaron alrededor de 600 militares.

Entre las primeras imágenes transmitidas, algunas mostraron a Hussein siendo examinado, así como el estado en que se encontraba en el momento de ser capturado.

El 5 de noviembre de 2006, tras dos años de juicio, Hussein fue condenado, junto con otros dos acusados, «a morir en la horca» por el Alto Tribunal Penal iraquí.

Hussein fue declarado culpable de haber cometido crímenes contra la humanidad, por la ejecución de 148 chiítas de la aldea de Duyail en 1982. También se le atribuyó responsabilidad por el ataque químico a Halabja (1988), el aplastamiento de la rebelión chiíta (1991), las fosas comunes (1991), la guerra contra Irán (1980-88) y la invasión de Kuwait (1990).

En los dos años del juicio, Hussein se mostró «desafiante» al Tribunal Iraquí y en el momento en el que se le dictó la sentencia, varios colaboradores del exdictador insultaron al Tribunal y Hussein pronunció las siguientes palabras: «Larga vida a Irak, larga vida a los iraquíes, Alá es más grande que el ocupante».

El 28 de diciembre de 2006, El Alto Tribunal Penal iraquí confirmó la orden de ejecución de Huseín para el 2 de enero de 2007, sin embargo, los altos funcionarios iraquíes se apresuraron a tomar la decisión de su muerte antes de la llegada del 2007.

Es así que el 30 de diciembre del 2006 Sadam Huseín fue ejecutado en la horca a las 6:00 hora local de Irak , por los cargos de crímenes contra la humanidad.

La ejecución, según el vicepresidente del Tribunal Supremo de Apelación, juez Munir Hadad, se realizó «fuera de la Zona Verde», sector donde están las instalaciones del Gobierno iraquí y las sedes de las embajadas de Estados Unidos y del Reino Unido.

El juez, que estuvo presente durante el ajusticiamiento, dijo que Hussein «rechazó que le cubrieran su cabeza antes de que le pusieran en la horca y tenía en la mano un Corán.