Cambio climático y contaminación

Por Alfonso Martínez Muñoz / Director Ejecutivo del Observatorio Ciudadano de la Calidad del Aire del Área Metropolitana de Monterrey

Ambos fenómenos son consecuencia del modelo energético actual. Se le conoce como cambio climático al incremento de la temperatura del planeta provocada principalmente por el aumento de la concentración de gases de efecto invernadero provenientes de la quema de combustibles fósiles.

Por otro lado, la contaminación atmosférica está provocada por contaminantes como: los óxidos de nitrógeno, bióxido de azufre, el ozono, el material particulado y el monóxido de carbono que se originan en su gran mayoría también de la quema de combustibles fósiles por fuentes vehiculares e industriales principalmente. Ambos fenómenos se retroalimentan positivamente de diversas formas.

Por ejemplo, al aumentar la temperatura y hacerse más irregulares las lluvias se incrementa la frecuencia de incendios forestales como los ocurridos recientemente en México. Estos incendios afectaron la calidad del aire en distintas ciudades de nuestro país incluyendo Monterrey. Por otro lado, existen contaminantes, llamados contaminantes climáticos de vida corta, que tienen un impacto en el cambio climático y al mismo tiempo afectan la salud de las personas.

Los contaminantes climáticos de vida corta más importantes son el metano que se produce principalmente en los basureros, en el tracto digestivo de los rumiantes o en las explotaciones de gas natural, el hollín o carbono negro que se produce de la quema incompleta de combustibles principalmente del diésel, además del ozono, entre otros.

Es obvio que para combatir la contaminación atmosférica y al mismo tiempo el cambio climático debemos de reducir el consumo de combustibles fósiles, mejorar la calidad de los combustibles actuales y tener procesos más limpios de movilidad y de producción.

La última investigación del Instituto Nacional de Salud Pública establece que los costos de la inhalación crónica de partículas menores a 2.5 micras nos está costando a los habitantes de la metrópoli más de 2 mil 500 millones de dólares anuales, lo que equivale a un costo anual por persona de 10 mil 638 pesos.

¿Cuánto estamos invirtiendo para la transición energética del área metropolitana de Monterrey?

Contacto: deoccaamm@gmail.com

Facebook: Observatorio del Aire MTY