Cierran de manera oficial el penal del Topo Chico

 

Por Arturo González

Monterrey.- Luego de 76 años de ser el centro de reclusión más conocido de la entidad a nivel nacional, y donde quedaron historias que cimbraron y conmocionaron a la comunidad regiomontana, el Penal del Topo Chico fue cerrado este lunes de manera oficial.

En un acto protocolario encabezado por el Gobernador Jaime Rodríguez Calderón, al interior del recinto se efectuó la clausura, evento al que asistieron autoridades estatales, penitenciarias y organizaciones no gubernamentales.

Ahí también estuvieron los últimos 150 reos, que con su traslado al Penal de Apodaca concluye una era de corrupción y sobre todo de auto gobernabilidad.

Durante el acto, el mandatario estatal enfatizó que el autogobierno dentro de los centros penitenciarios de la entidad no volverá a regresar, al asegurar que ese es su compromiso de trabajo que en conjunto hará con las autoridades carcelarias y de seguridad.

Por su parte, Eduardo Guerrero Durán, asesor de Políticas Penitenciarias de Nuevo León, señaló que el cierre de este centro de reinserción social no significa que ya todo está bajo control dentro del sistema penitenciario que existe en el Estado y resaltó la creación de más centros de reclusión femenil.

En el evento también tuvo oportunidad de hablar el reo Carlos Mejorado Uribe, quien purga una condena de 25 años por el delito de Homicidio Calificado, el cual relató lo que ha vivido en los últimos 10 años en este hoy ex centro penitenciario.

Tras el cierre del Penal del Topo Chico, Rodríguez Calderón compartió que ya hay una inversión inicial de 50 millones de pesos para la creación de un parque en este lugar, monto que proviene de un superávit generado del Parque Fundidora.

Al haber culminado el traslado de los últimos 150 reos al Penal de Apodaca, Jaime Rodríguez puso el candado al portón de salida del centro penitenciario, poniendo con ello fin a casi ocho décadas de sobrepoblación carcelaria e impunidad.