Claman justicia familiares desesperados

Por Alma de la Rosa Flores

Monterrey.- Hace meses se hablaba de un autogobierno en los centros penitenciarios, la noche del miércoles esto se salió de control en el penal del Topo Chico, el saldo oficial 49 muertos, 5 de ellos calcinados y 4 aún sin identificar, al exterior las primeras horas prevaleció la desesperación, incertidumbre, el ir y venir de familiares en busca de información.

Mujeres, niños y hombres desesperados se subían a las mallas en busca de una señal de vida de su familiar, y la señora Ramírez quien tiene a un hijo de 18 años recluso desde hace 10 meses lloraba de alegría al enterarse que éste se encontraba vivo.

Ante el sobrevuelo de helicópteros y la presencia de militares y fuerza civil, para quienes estaban en la puerta de acceso fue tanta la incertidumbre por la falta de información que comenzaron a aventar barrotes y piedras así exigían a las autoridades saber que ocurría al interior.

Después de casi 12 horas comenzaron a permitir el acceso a familiares, quienes señalaban que había evidencias de un hecho superior al descrito por el Gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

Tras pasar más de 16 horas de la fatal noticia, la información sobre los fallecidos fue publicada en una pared y las lágrimas de algunos familiares no se hicieron esperar.

Ya caída la tarde, las personas dejaron de entrar a ver a sus reos ante la llegada de elementos federales enviados por la Secretaría de Gobernación.

Así, regresó el caos e incertidumbre para los familiares de lo que sucedió en el interior del Penal del Topo Chico.