¿Cómo va Nuevo León en seguridad?

Por Santiago Roel / Director del Semáforo Delictivo

Nuevo León se ha mantenido con buena seguridad este año con una gran excepción, los homicidios. Este delito ha aumentado un 54% respecto al año pasado. A pesar de ese incremento, el estado aun compara bien contra otros estados ya que tiene una tasa anual de 21 homicidios por cada 100 mil habitantes, ligeramente inferior a la nacional de 24.

El 80% de estos homicidios son por ejecuciones de mercado de drogas; el eterno pleito por el control del territorio para la venta de drogas que se da en todo México y Nuevo León no es excepción. Cuando las mafias compiten suben los homicidios.

Sin embargo, en otros indicadores delictivos, no vamos mal. Comparado a Nuevo León contra sí mismo, contra la media histórica de los últimos 3 años, los secuestros han bajado un 60% en el año; la extorsión ha bajado un 22%; el robo de vehículo, ha bajado un 44%; el robo a casa 23%, el robo a comercio 20%; las lesiones dolosas 26%; la violencia familiar un 14% y la violación sin variación.

Esto es loable, pues a pesar de la presión que se da por parte de las mafias de narcomenudeo, con su eterno “plata y plomo”, las autoridades municipales y estatales, en la mayoría de los municipios, han hecho bien su trabajo.  En otros estados, como Guanajuato o la CDMX, esa presión ha subido prácticamente todos los indicadores, en un colapso total del sistema.

El 23% de los homicidios se da en Monterrey, el municipio más poblado, pero si lo vemos por tasas, es decir, descontando el factor población, el comparativo cambia. Cadereyta tiene la tasa más alta de homicidios de 53  homicidios anuales por cada 100 mil habitantes, Juárez 44, García 40,  Zuazua 29 y Monterrey 20.

Los municipios metropolitanos con menores tasas de homicidio son Santa Catarina con 17, Escobedo con 16, Guadalupe , Apodaca y Montemorelos con 14, Santiago 12, San Pedro 10 y San Nicolás 9. 

Desafortunadamente, las ejecuciones del mercado de drogas no son fáciles de bajar pues dependen de la dinámica de las mafias, no de las autoridades. No hay programa preventivo o reactivo que pueda con ellas.  Lo único que puede reducirlas es la regulación del mercado de drogas. Ese sin embargo, no es un tema estatal sino nacional. 

El tema se ha propuesto desde hace muchos años por organizaciones como el Semáforo Delictivo. El Presidente AMLO las incorporó a su Plan de Paz y de Seguridad, pero no se ha hecho nada al respecto, y mientras no se regule cuando menos la cannabis y el cultivo de la amapola, nada nos va a funcionar. No es un tema de Guardia Nacional o de programas sociales, es un tema de regulación, eliminar el incentivo a la violencia con medidas de mercado, no policiales. Si México lo hiciera, los homicidios podrían bajar hasta un 80%.

Contacto: prominix@gmail.com       www.semaforo.mx