Con los guantes puestos

Dr. Juan Carlos Montero

Esta semana ha dejado en claro que ya iniciaron las campañas políticas.

Por un lado, la denuncia contra el gobernador de Tamaulipas, Francisco Cabeza de Vaca, expone la ofensiva del gobierno federal contra un gobernador panista y líder de la Alianza Federalista.

Por otro lado, en Nuevo León se ha discutido el excesivo uso de las instituciones policiales contra Luis Donaldo Colosio, candidato de Movimiento Ciudadano al gobierno de Monterrey.

En ambos casos observamos, por un lado, acciones presuntamente para aplicar la ley, supuestamente sin mala intención, sin intereses electorales.

Por otra parte, los afectados acusan el uso político de las instituciones policiales y de procuración de justicia para afectarlos políticamente. ¿Quién miente y quién dice la verdad?.

Ante estos y otros conflictos políticos es fácil dejarse llevar por la respuesta fácil, la teoría conspiracionista y todo esto es caldo de cultivo para aquellos candidatos que sepan explotarlas.

Solo por recordar un ejemplo, AMLO, con el tema de su desafuero tuvo la capacidad de crear un movimiento social que sirvió de base para la polémica elección del 2006; ¿Será que el gobernador de Tamaulipas pueda hacer lo mismo?

En el segundo caso, en Monterrey, el uso político de la policía expondría las características de un régimen autoritario. De ser real, nos ubica en una posición equivalente a Venezuela, Rusia, China, Corea del Norte… ¿Será? Parece exagerado, pero ese riesgo es lo que ha llamado la atención a nivel nacional.

Frente a este escenario hay dos opciones. Esperar a ver el desenlace o escribirlo.

Los políticos actúan su papel y representan estas peleas. ¿Quién gana y quién pierde con cada golpe? Cuidado con la respuesta.

Lo que buscan, es contar una historia, con buenos y malos, para que usted, al final, vote por los buenos y desprecie a los malos.

Cuidado, no vaya a ser que al final, los malos nos convenzan de que ellos son los buenos.

https://twitter.com/jcmonterob

Dr. Juan Carlos Montero
Profesor de la Escuela de Ciencias Sociales del TEC de Monterrey