Constitución inconstitucional

Por Hna.Consuelo Morales Elizondo / Directora de Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos A.C. (CADHAC)

El 6 de marzo, víspera del Día Internacional de las Mujeres, el Congreso de Nuevo León aprobó cambios al Artículo 1 de la Constitución, planteando proteger el derecho a la vida desde el momento de la concepción hasta su muerte natural, lo que resulta sumamente preocupante por anticonstitucional y contravenir sentencias nacionales e internacionales, ya que atenta contra derechos humanos.

El retroceso constitucional fue avalado por treinta legisladores/as, en un proceso opaco, apresurado y sin espacios de discusión que eran fundamentales para contar con el aporte y análisis de especialistas, organizaciones y mujeres. Por el contrario, la legislatura tuvo oídos sordos, y no consideró lo jurídicamente existente en la materia.

En ese sentido la Corte Interamericana de Derechos Humanos, cuya jurisprudencia es vinculante para México, señaló en una de sus sentencias que el embrión no es persona, supuesto básico para hablar de derechos humanos. Ahora, la modificación aprobada no solo toca la interrupción legal del embarazo, sino que en los términos redactados, atraviesa avances científicos en torno a las fecundaciones  in vitro  y muerte asistida. De mantenerse esa reforma, estaríamos hablando que los embriones congelados son personas, y por tanto, estarían secuestrados, siendo perpetradores de ese delito grave quienes se encuentran involucrados en esas prácticas médicas. Absurdo, ¿no?

Quizá la legislatura, al eliminar todo espacio de discusión, no se haya percatado de esas otras afectaciones, dado que estuvo centrada en el tema del aborto, de lo que deriva la criminalización de las mujeres, y por cierto no de los hombres que procrean, vulnerando además el principio de igualdad de género.

La legislatura está pateando la progresividad de derechos asentada en la Constitución Federal. Será la Suprema Corte de Justicia de la Nación quien lo diga, porque este cambio se va a caer. Lo sabemos, entre otras, organizaciones de derechos humanos y las más de tres mil mujeres que el 8 de marzo iluminaron en tono verde el centro de Monterrey.

Contacto: cadhac@cadhac.org