Defender siempre la vida

Por Francisco Treviño Cabello

El medio ambiente es producto de la evolución de procesos muy largos y delicados, que tiende a un equilibrio ecológico entre las comunidades de plantas y animales.

La población humana es también parte de esta importantísima armonía, pues cuando el ser humano deteriora el medio ambiente que lo rodea, pone en peligro a la vez su propia existencia.

Mientras escuchaba una ponencia de grupos de interés de protección a los animales, para conocer los avances de una importante iniciativa ciudadana, me vino una pregunta que deseo compartir contigo: ¿Cuándo nos volvimos insensibles ante la vida? ¿Por qué tanta violencia contra los más indefensos?

La ola de violencia que se ha vivido en nuestro País en los últimos años, donde hay personas que matan a uno, a dos, a 10 y hasta 60 personas o más, perdiendo el sentido del valor de la vida humana. Incluso atentando contra seres humanos indefensos en el vientre materno como lo es el caso del aborto, donde se priva de la vida a un ser humano indefenso. Como en el caso del Distrito Federal que desde que se aprobó el aborto hasta la semana 12 del embarazo llevan más de 104 mil niños indefensos asesinados.

Lamentablemente la sociedad poco o nada ha hecho para detener este tipo de violencia contra el ser humano. Esta es una grave omisión que clama al cielo. Y yo me hago la pregunta, hasta cuando vamos a permitir esta situación? ¿Cuántos niños más tienen que ser abortados en el DF para darnos cuenta que estamos atentando contra seres humanos indefensos?

Por otro lado vemos cómo el maltrato también ha alcanzado a otros seres vivos como lo son los animales domésticos.

El maltrato a las mascotas ha venido en aumento en los últimos meses, ustedes ya saben algunas historias como la de “Bali” un perrito rescatado en el Municipio de García, que perdió ambas extremidades traseras debido a las severas lesiones que le fueron inflingidas por su propietario.

“Thor”, aquel perrito que fue colgado de una pata y golpeado salvajemente, o “Río”, quien fue echado de su casa y atropellado terminando con fractura doble de cadera, una herida grande en la cabeza, daño hepático y un pulmón lleno de agua.

Estos son solo algunos de los casos que suceden todos los días en nuestras calles, miles de pequeños inocentes que pierden la vida, sin que a muchos les importe.

Cuando se trata del maltrato animal, grupos y asociaciones civiles se han organizado para protestar a través de las redes sociales haciendo un fuerte llamado a la autoridad para sancionar este tipo de conductas signo de una sociedad enferma.

Felicito ampliamente a todos los organismos y asociaciones no gubernamentales, así como al sector académico que se han involucrado en este análisis y están trabajando en una propuesta ciudadana de ley para la protección de los animales en el estado de Nuevo León.

Hay disposición de las distintos partidos políticos representados en el Congreso del estado, para avanzar en una disposición de sta naturaleza.

Así mismo aprovecho para hacer una invitación a todos los que defienden la vida de los animales a recapacitar también sobre la importancia de proteger la vida de los seres humanos.

El aborto voluntario es un crimen de un ser humano indefenso, en la actualidad se trata de disfrazar con otro nombre que no suene tan mal, ahora le llaman interrupción legal del embarazo.

Si lo que defienden las personas que están a favor del aborto son los derechos de la mujer, ¿qué no debemos de defender a la mujer desde que está en el vientre de su madre? Ese ser humano indefenso tiene derecho a vivir, a ver la luz del sol, a tener una familia, a educarse, a conocer el mundo, a reír, a llorar, etc.

Urgen políticas públicas encaminadas a proteger la vida en todas sus manifestaciones, teniendo como base a la familia, pues es ahí donde se fincan los valores principales de respeto, tolerancia y bien común.

También es importante la educación que estamos impartiendo a nuestros hijos en el hogar y en la escuela, porque vemos en la actualidad una sobreoferta de métodos anticonceptivos en el mercado, que en lugar de lograr una disminución de los casos de embarazo en adolescentes, al contrario dichas tasas se han disparado en muchas ciudades de nuestro estado y de nuestro País.

¿Qué ha pasado? Ha faltado involucramiento de los padres en la educación sexual de sus hijos. No se le puede dejar toda la responsabilidad a la escuela o al maestro. Hay que quitarnos los tabúes y hablar con nuestros hijos sobre estos temas. Nunca es tarde.

Desde cualquier trinchera en que te encuentres aprovecha para decir sí a la vida.

Así como los doctores hacen el juramento de Hipócrates, donde se comprometen en todo momento a defender la vida, esto debe alentarnos a defender siempre la vida, desde que empieza hasta que naturalmente acaba, pero en todas, en absolutamente todas sus manifestaciones.

 

Dip. Francisco Treviño Cabello

Diputado local por el PAN en la actual legislatura.

Ingeniero Industrial Administrador en la Facultad de Ciencias Químicas de la UANL.