Delegación de autoridad y toma de decisiones

 

Por Alejandro Rodríguez Miechielsen / Presidente del Club Tigres de la UANL

Mientras más se involucren las personas en las decisiones, más comprometidos se ven.

Desde un principio, las decisiones deportivas (no tanto administrativas ni comerciales) se tomaban entre Ricardo Ferretti, Miguel Ángel Garza y un servidor y se invitaba a personajes como Hugo Hernández, Miguel Mejía Barón y Antonio Sancho.

Teníamos juntas semanales para ver toda la situaciones que se presentaban y la toma de decisiones que se iban a ejecutar.

En un 95 por cientos de las veces estábamos de acuerdo, en un 5 por ciento tenía que ejercer mi autoridad y tomar una decisión que a lo mejor uno de los dos, o Ricardo o Miguel Ángel no estaban de acuerdo, pero se tomaba la decisión porque así lo consideraba yo prudente.

En la parte de la delegación de autoridad, soy un fiel creyente de que si yo te delego un trabajo, también te delego la autoridad para que lo ejecutes y los recursos; porque si no va junto, entonces, si sale mal, tú eres el “culpable” y si sale bien, yo soy el “beneficiado”.

Yo siempre les digo a los jugadores, a los protagonistas de esta industria, que si ellos ganan, el mérito es 100 por ciento de ellos, pero si pierden, el demérito es 100 por ciento de un servidor y a mí no me gusta perder ni a las canicas.

Entonces, más nos vale al cuerpo técnico y jugadores realmente tener una conciencia clara de los beneficios o de la problemática que se suscitaba si los objetivos no se cumplían

Así fue nuestra gestión y así seguirá siendo: toma de decisiones en equipo, delegación de autoridad plena, porque la delegación de autoridad plena no quiere decir que yo me quito la responsabilidad, no; la estoy delegando y tengo que estar pendiente de que quien la toma realmente, está cumpliendo con ella.

Twitter: @TigresOficial