Denuncian anomalías en proceso de investigación

 

Por Emmanuel Aveldaño

Monterrey.- Casi cuatro años atrás, la Chef Roxana Moya Guerrero fue asesinada en su hogar en la Colonia Prados de San Jerónimo, en Monterrey, hecho por el cual tres jóvenes fueron detenidos.

Uno de los actores intelectuales del delito, Alejandro Rueda López, consiguió en audiencia de vinculación la semana anterior, ser procesado como menor.

Los padres de la chef, Rosa Ana Guerrero Rodríguez y Jorge Luis Moya Cantú, señalaron que la defensa del acusado presentó un amparo ante la Jueza de Control María Dolores Rodríguez.

El documento promovido por la Suprema Corte de Justicia ordenó enjuiciarlo como menor, sin embargo la madre de la víctima señaló que dicha institución de justicia fue engañada.

Guerrero Rodríguez detalló que el amparo se consiguió al presentar una acta de nacimiento presuntamente arreglada; el documento indicaba que el joven Rueda López cumplía su mayoría de edad el 26 de septiembre a las 19:14 horas, cuando el asesinato se cometió ese día a las 16:30.

Sin embargo, la madre informó que de acuerdo a los documentos que tiene la Oficialía de Registro Civil No. 3, la verdadera hora de nacimiento fue a las 09:14, por lo cual a la hora del asesinato el joven Rueda López ya era mayor de edad.

También como dato de prueba se presentarían actas de nacimiento del joven entregadas a diversas instituciones educativas, y la declaratoria del doctor del hospital donde nació Alejandro Rueda López, pero fueron desestimadas por la Jueza.

Ante este panorama los padres de Roxana promoverán un amparo para apelar la decisión de la Jueza María Dolores Rodríguez, ya que si el joven es juzgado como menor la pena máxima sería sólo de 5 años, cuando como mayor la pena sería de 25 a 50 años de prisión.

Durante la denuncia decenas de vecinos de los diversos sectores de San Jerónimo estuvieron presentes en el campo infantil de béisbol de la zona para acompañar a los padres de la joven chef.