Deporte en familia

Por July Mendoza García / Presidenta de la Unión Neolonesa de Padres de Familia A.C.

Fueron muchos los meses que nos llenamos de un sinfín de actividades: escuela, clases extraescolares, trabajo, casa, etc. Nuestros días eran prácticamente correr de un lado a otro para poder cumplir con nuestra agenda diaria…pues bien, las vacaciones ya llegaron…y con ellas podemos poner el reloj despertador un poco más tarde y pensar en las actividades que pueden llenar los meses de ocio en casa.

Es cierto también, que nunca está de más aburrirse un poco para fomentar la imaginación y la creatividad de los pequeños, pero en esta época si no tenemos a nuestros hijos ocupados en algo, lo usaran para estar detrás de una pantalla. Así, que organicemos el calendario de los niños para que no esté vacío y aprovechar el mayor tiempo que podamos para convivir en familia.

Para empezar la actividad física debe ser durante un mínimo de 60 minutos. Lo podemos hacer mínimo dos veces por semana. Una manera de hacerlo es poner a nuestros hijos a que bailen o hagan alguna rutina aeróbica, hoy en día podemos encontrar en internet muchas rutinas, hasta podemos escoger el ritmo que nos guste más, o por qué no hacerla nosotros mismos y desarrollar la creatividad en la familia…en verdad nuestro cuerpo estará agradecido. También podemos hacer una ruta en familia por algún lugar cercano, en nuestro Estado tenemos una variedad de opciones. Seguro que encontraremos donde poder ir y pasar momentos agradables. Además. de hacer ejercicio estaremos respirando aire fresco y disfrutando el contacto con la naturaleza.

Digamos no al sedentarismo en la familia. Cualquier actividad física cotidiana es mejor que la opción de no hacer nada. Caminar, un paseo en bicicleta, subir por las escaleras en lugar del ascensor, etc. Aunque en verano el calor puede hacer que nos sintamos más cansados, hay que tratar de movernos y hacer ejercicio.

Siempre es mejor una actividad física en grupo para fomentar la socialización de los más pequeños y que sea divertida, en lugar de fomentar solo la competición. Las actividades en familia crean lazos fuertes entre los miembros de ella, organicemos un partido de futbol, esto ayudará a canalizar los conflictos familiares y además los niñoa aprenderán a perder y ganar, sin frustrarse o vanagloriarse por ello.

Impulsar el deporte en la familia es cuestión de hábitos. La práctica del ejercicio debe convertirse en una rutina que nos atraiga y no en una actividad forzada. El verano ofrece una mayor cantidad de tiempo libre, puede ser una gran ocasión para adaptar estas prácticas a nuestra vida diaria.

No olvidemos que el ejemplo arrastra. Los padres debemos participar en las actividades físicas. Somos el espejo en el que se miran los pequeños y del que toman referencias.

Anímate y empieza hoy a ejercitarte con tus hijos.

Contacto: info@unionneoleonesa.org.mx