Depresión en fechas decembrinas 

Por Javier Falcón Morales / Director del Instituto de Salud Mental de Nuevo León

Se supone y se espera que diciembre sea una época de felicidad, festejos, rodeados de amigos y familiares muy queridos. Así ocurre en la mayoría de los casos. Sin embargo, en algunas regiones, la así llamada depresión decembrina, llega a afectar hasta a un 20% de la población.

Siendo esta afectación del doble en mujeres comparadas con los hombres.

En ocasiones resulta difícil de detectar, llegando a conocerse como el mal silencioso.

Dichas personas experimentan sentimientos de tristeza y/o soledad con mayor frecuencia e intensidad.

Posibles causas de la depresión serían:

  • Reacciones de aniversario, asociaciones de experiencias tristes con las fechas.
  • Nostalgia por seres queridos que han muerto.
  • Balance negativo de las metas del año que termina.
  • Temor ante los retos de un año que está por iniciar.
  • Disminución de la luz solar.
  • Estrés desgastante por múltiples compromisos sociales y económicos.
  • Problemas económicos.
  • Estilo de vida aislado y desconectado emocionalmente de los demás, actualmente en aumento.

Los síntomas de tristeza de la “depresión decembrina” son pasajeros, desapareciendo después de las festividades navideñas y de fin de año. Sin embargo hay que diferenciar bien entre lo que son las tristezas de temporada y lo que clínicamente se considera una depresión mayor, la cual es un trastorno mental emocional más severo.

La depresión mayor se caracteriza por un estado de ánimo deprimido, tristeza, falta de interés para trabajar o hacer otras actividades, insomnio, pérdida de apetito, la persona siente que vale poco y puede llegar a tener ideas suicidas.

Por ello el primer punto a destacar es la necesidad de distinguir ambos trastornos: la depresión decembrina de la depresión mayor, pues ésta última requiere de una atención psicoterapéutica / psiquiátrica más especializada e intensa que la estacional.

Contacto: falconmor@yahoo.com