Desarrollan técnica para desarrollar sangre tipo “O” a partir de células madre

Por Mayra Rubio

Monterrey.- Investigadores en Reino Unido han desarrollado una exitosa técnica para cultivar sangre tipo “O”, conocida como la «donadora universal», a partir de células madre.

A pesar de varios intentos por crear sangre artificial, es la primera vez que se logran cumplir los estándares apropiados de calidad y seguridad para la trasfusión en un ser humano. El asombroso avance podría poner fin a la escasez de sangre en emergencias médicas.

El proyecto de investigación de 8.37 millones de dólares, finalmente ha brindado resultados al lograr obtener glóbulos rojos a partir de células madre.

Debido a que la sangre artificial cumple los estándares médicos de calidad requeridos, pronto comenzarán ensayos clínicos con pacientes de talasemia, un desorden sanguíneo cuyo tratamiento requiere de transfusiones regulares. El periodo de experimentación concluirá a finales de 2016 o principios de 2017.

Si la nueva sangre es tan efectiva como se piensa, el siguiente reto será producirla a escala industrial.

Potasio disminuye hipertensión arterial

El potasio es un mineral que ayuda a disminuir la hipertensión arterial.

Un estudio reciente afirma que aquellos que mantienen una dieta rica en potasio tienen menor posibilidad de sufrir un infarto al corazón, en comparación con quienes no lo consumen sustancialmente.

El mismo estudio sugiere que un bajo consumo del mineral aumenta en un 50% el riesgo de fallecer por cualquier causa.

La Agencia de Medicamentos y Alimentos considera necesario que las personas aumenten el consumo de este mineral, por los beneficios que tiene en la salud.

El cuerpo necesita del potasio para poder descomponer correctamente y aprovechar los carbohidratos, producir proteínas y desarrollar músculos, mantener un crecimiento normal, controlar el equilibrio del ácido básico y la actividad eléctrica del corazón.

Entre los alimentos ricos en potasio, se encuentran las carnes rojas, las nueces y pescados como el salmón, el bacalao y las sardinas, así como los productos de soya.

Las hortalizas como el brócoli, las habas, las papas y el camote son buenas fuentes del mineral, al igual que frutas como los cítricos, el kiwi, las ciruelas, el plátano y los chabacanos.