Detienen a más de 800 personas tras protestas en Sudán

Por Notimex

Jartum.- Más de 800 sudaneses han sido detenidos en las manifestaciones de las últimas semanas contra el gobierno del presidente Omar al Bashir en esta capital y otras ciudades de Sudán, por el alza de precios en alimentos y las malas condiciones de vida en el país.

“El número total de manifestantes arrestados hasta ahora es de 816”, dijo este lunes el ministro sudanés del Interior, Ahmed Bilal Osman, en una comparecencia ante el Parlamento para explicar la situación del país.

La cifra de detenidos fue la primera dada a conocer de manera oficial por los funcionarios del gobierno sudanés desde que estallaron las manifestaciones el 19 de diciembre pasado, según un reporte de la televisión árabe Al Yazira.

Osman destacó que también 118 edificios fueron destruidos en las protestas, incluidos 18 que pertenecían a la policía, mientras que 194 vehículos fueron incendiados, 15 de ellos propiedad o para el apoyo de organizaciones internacionales.

“Las manifestaciones comenzaron pacíficamente, pero algunos matones con una agenda oculta las utilizaron para dedicarse al saqueo y al robo”, afirmó el ministro del Interior, y agregó que la situación en todo Sudán ahora era “tranquila y estable”.

Sin embrago, multitudes de manifestantes se congregaron este lunes en la ciudad de Puerto Sudán, en el Mar Rojo, para exigir la renuncia del presidente al Bashir, pero fueron dispersados rápidamente por policías antidisturbios.

Las protestas también continuaron en algunos puntos de la noroccidental ciudad de Atbara, mientras que en la oriental Kassala y comunidades aledañas, cientos de personas marcharon por las calles para expresar su apoyo al mandatario sudanés.

Al grito de “Al Bashir, queremos que te quedes”, cientos de personas se congregaron frente a la gobernación de Kassala para expresar su apoyo al mandatario y confianza en que la situación económica en el país pronto se resolverá.

La República de Sudán ha enfrentado en el último año una creciente crisis económica debido a una aguda escasez de divisas, el alza en el costo de combustibles, alimentos y medicamentos, que se duplicado, además de que la inflación ha alcanzado el 70 por ciento.

El detonante de las protestas fue el aumento del pan, que se triplicó a medios del mes pasado en solo unos días, llevando a los sudaneses a salir a las calles para expresar su ira contra el gobierno y exigir la renuncia del presidente.

Omar al Bashir, quien llegó al poder después de un golpe de estado en 1989, ha tratado de calmar la ira que arrasa al país con promesas de hacer más por los pobres e incluso en su discurso a la nación de Año Nuevo anunció que mantendría los subsidios a los productos básicos y que, aumentaría los salarios.

Las manifestaciones iniciaron el 19 de diciembre pasado en la ciudad de Atbara, en el estado de River Nile, y se extendieron al otro día a Jartum y otras urbes de todo del país, principalmente en la oriental Gadarif, donde se han reportados muertes de manifestantes.

Las autoridades reportaron que al menos 19 personas, entre ellas dos miembros del personal de seguridad, murieron en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad y la Policía durante las manifestaciones, pero el grupo defensor de derechos humanos Amnistía Internacional (AI) ha confirmado 37 muertes.