Discrecionalidad contra Transparencia

Por Mariaurora Mota Bravo / Especialista en salud sexual

Una organización de la sociedad civil (ONG) está conformada por un grupo de personas que han detectado un problema social y que desean trabajar para aminorarlo o resolverlo. Así tenemos organizaciones tan diversas como la que ofrece una comida caliente a personas que viven en la calle, o atienden a menores con fibrosis quística o se preocupan en hacer un inventario de los árboles en una ciudad.

Estas organizaciones se vuelven expertas en su tema y tienen mucho que contribuir a la sociedad; por esta razón, el gobierno les otorga recursos, ya sea en efectivo o en especie, como podría ser medicamentos, despensas, capacitación, instalaciones, etc. Hay dos formas en que las organizaciones pueden recibirlos: directamente, o a través de una convocatoria pública. Anteriormente se usaba la forma directa, que tenía muchos cuestionamientos, ya que no se sabía a quien se otorgaban estos recursos, con qué objetivos y cuáles eran los resultados. Poco a poco las OSC comenzaron a demandar transparencia en el destino de estos recursos, como una exigencia de la democracia participativa y algunas entidades iniciaron las convocatorias abiertas.

El Consejo Estatal para la Prevención y Control del SIDA (COESIDA) de Nuevo León, fue pionera en este proceso. En 1998, hace ya casi 20 años emitió la primera convocatoria abierta en todo el país para trabajar la prevención y atención al VIH y Sida; invitó públicamente a ONGs a concursar por recursos. Se ofrecía apoyar a diez organizaciones con sesenta mil pesos anuales para cada una. Podría parecer que la cantidad era muy pequeña, sin embargo, permitía que personas que estuvieran preocupadas o de alguna manera afectadas por el VIH y Sida, pudieran pagar una oficina, teléfono, transporte o algunos gastos menores. Esta convocatoria se repitió año tras año hasta este 2017.
Los frutos de esta inversión son claros: Nuevo León concentra al 4.2% de la población de México, y únicamente tiene el 3% de los casos de VIH y Sida, un total de 5,697. Además, aunque se percibe que Nuevo León es un estado conservador, las organizaciones han trabajado contra el estigma y la discriminación que viven las personas con VIH y el grupo más afectado por esta infección, que son los hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH).

Periódicamente las organizaciones beneficiadas con recursos gubernamentales rinden informes de sus proyectos, que pueden ser consultados por la ciudadanía, y ahora con la tecnología de información sus actividades son ampliamente difundidas a través de redes sociales.

Se requiere mantener la transparencia en la asignación de recursos para las ONG’s para continuar la construcción de una democracia avanzada.

 

Contacto: gessac@gmail.com
Whatsapp: 811228 6802