Dos décadas del PAN gobernando Monterrey

Por Lic. Iván Garza Téllez

En poco más de dos meses se cumplen 20 años del primer triunfo de Acción Nacional en Monterrey.

La elección de 1994 marcó un antes y un después en la historia de la democracia en Nuevo León porque hasta entonces el PRI había dominado las elecciones en el estado.

Don Jesús Hinojosa Tijerina defendió su triunfo y desafió los embates del sistema político que ejerció el fraude electoral en su contra. En los archivos periodísticos de la época detallan las acciones que emprendió el gobierno estatal que en ese entonces encabezaba el PRI.

También se registró la lucha de Don Chuy para refrendar la victoria, al igual que otros panistas tuvo que movilizarse para evitar el fraude electoral, al final todos sabemos que el triunfo de Acción Nacional se reconoció.

Don Jesús enfrentó una cruzada del PRI por descarrilar su gobierno, no lo dejaron descansar desde que asumió el poder, superó ese ambiente político adverso y su trabajo recibió el refrendo cuando su sucesor ganó de nuevo la elección.

Después de 1994 la alternancia se convirtió en una regla, tanto en beneficio del PAN como de los adversarios, con la prevalencia de la oferta de Acción Nacional en los regiomontanos con el incremento constante del porcentaje de votación y de la cantidad de sufragios.

Los resultados oficiales, disponibles en la página de la Comisión Estatal Electoral (CEE) en 2012, la actual alcaldesa Margarita Arellanes obtuvo el 51.69% con 276 mil 178 votos, contra el 34.86% del contrincante del PRI quien obtuvo 186 mil 243 votos.

Durante 20 años, que representan siete elecciones municipales, sólo hemos perdido una vez la alcaldía, en 2003.

La transformación de la ciudad que inició hace 20 años la han emprendido alcaldes de extracción panista, obras viales, pluviales, programas sociales que integran a la comunidad han sido la muestra de las seis administraciones del PAN.

En los últimos tres gobiernos de Acción Nacional en Monterrey destacan los pasos viales en avenidas como Leones, Félix U Gómez, Revolución, Garza Sada y las otras arterias viales.

La ciudad se ha vuelto más compleja, los problemas también, el conteo de 1995 del INEGI arrojó que había 1 millón 88 mil 143 habitantes, el censo del 2010 contabilizó 1 millón 135 mil 550, además de la población flotante de otros municipios que utilizan los servicios y la infraestructura regiomontana.

Son los gobiernos del PAN quienes han tenido la visión para enfrentarlos con un plan integrador que no deje a ningún ciudadano fuera porque somos quienes tenemos vocación democrática.

El legado está a la vista, los cambios son perceptibles. Los regiomontanos tienen confianza en Acción Nacional y en sus candidatos, es por eso que no me queda duda que el PAN refrendará la capital del estado.