Dudas, dudas y más dudas

Por Sergio Chapa / Catedrático. Facultad Libre de Derecho de Monterrey 

El Sistema Estatal Anticorrupción se ha esforzado, quiero pensar; en demostrar que quienes asuman estos cargos, serán los más honorables y aptos para sus respectivas encomiendas; se creó un Comité de Selección formado a partir de ciudadanos elegidos por los diputados e interesados en las figuras a seleccionar del Fiscal General, Fiscal Electoral y Fiscal Anticorrupción; y desde aquí empiezan las dudas; ¿Acaso el Comité de Selección resultó ser el más apto para cumplir su cometido?; claro está, los diputados representan partidos, no al pueblo.

El proceso consistió en realizar una serie de cuestionamientos tendientes a que los candidatos a los atractivos puestos cumplan con los requisitos que la ley exige; éste proceso concluyó con las tres listas de aspirantes; en donde como siempre sucede,  “ni son todos los que están, ni están todos los que son”; en fin, creo que ya sabíamos que algo así iba a suceder; los candidatos hablaron de sus compromisos, de lo que van a hacer y de sus perspectivas cuando alcancen su puesto; pero no he escuchado tan siquiera a uno, hablar de su contribución a la sociedad que indudablemente lo identifica; de quiénes eran o qué han hecho, antes de ser candidatos; acciones que permitieran a la sociedad haberlos recordado siempre; si hubiera sido así y convencieran, no hubiera habido necesidad de hablar de lo que pudieran hacer; continúan las dudas; ¿el proceso de selección versó en quién pudiera contestar con mejor oratoria?, o quizá, ¿el Comité discurrió su selección en quién pudiera estar mejor acreditado para el puesto?; sé que finalmente quedará uno en cada puesto; ojalá sea el que cuente con mejor solvencia moral, refrendo social, menor cercanía partidista y aunque no lo podemos recordar por ser quién es; si recordarlo por lo bueno que pudiera ser. ¡O acaso sería mucho pedir!.

Lo que sigue, son ahora nuestros diputados o representantes, quienes deberán de elegir mediante su envidiado voto a cada uno de ellos; en el caso del Fiscal General, el Gobernador quitará a uno de una lista de cuatro y los remite al Pleno del Congreso y mediante votación de éste, el que obtenga al menos veintiocho votos será el Fiscal General. Tratándose de los Fiscales Anticorrupción y de Delitos Electorales; con el mismo proceso, pero los tres elegidos los decide directamente el Congreso, sin pasar por el Ejecutivo.

Como ciudadanos estamos al pendiente; para premiar a estos locuaces e ignotos  integrantes del Comité de Selección; y más aún, a aquellos que intentan convencer que son representantes del pueblo, nuestros diputados y de paso reflexionar también si el partido político afiliado es el más viable; y si no, para demandárselos; ya que una equivocación de estas alturas, todo Nuevo León, incluso estos ciudadanos comprometidos, nos veríamos perjudicados; o qué, ¿acaso ya olvidamos lo que hemos sufrido los años anteriores en la procuración de justicia y administración de contribuciones?; corta memoria, olvido inmediato; si no aprendemos de nuestros errores, entonces cuándo podremos avanzar.

Contacto: chapaser@hotmail.com