El té verde mejora la memoria y combate la demencia

Por Mayra Rubio

Monterrey.– El té verde aporta varios beneficios a la salud, como retardar la obesidad. Ahora, un nuevo estudio aporta evidencia de que esta bebida mejora las funciones cognitivas, particularmente la memoria de trabajo.

El descubrimiento sugiere prometedoras implicaciones en el tratamiento de deterioros cognitivos y trastornos psicológicos.

Profesores de una Universidad de Suiza, encontraron que el extracto de té verde aumenta la conectividad eficaz del cerebro, es decir, la influencia causal que un área cerebral ejerce sobre la otra, lo que a su vez provoca una mejoría en el rendimiento cognitivo.

Durante el estudio, un grupo de hombres sanos recibieron una bebida que contenía varios gramos de extracto de té verde antes de resolver varias pruebas de memoria. Posteriormente, los científicos analizaron el efecto que provocaba en el cerebro mediante imágenes de resonancia magnética. Observaron que los voluntarios tenían un mejor desempeño tras consumir la bebida y mostraban una mayor conectividad entre la corteza parietal y frontal del cerebro.

Los resultados, sugieren que el té verde incrementa la plasticidad sináptica del cerebro a corto plazo, por lo que es la herramienta perfecta para el tratamiento de trastornos neuropsiquiátricos y deterioros cognitivos como la demencia.

Pasar mucho tiempo frente a la computadora afecta la densidad mineral ósea de los niños

Un nuevo estudio efectuado en una Universidad de Noruega, demuestra que mucho tiempo frente a la computadora afecta la densidad mineral ósea de los niños.

Los resultados fueron concluyentes incluso cuando se tomó en cuenta diversos factores correspondientes al estilo de vida.

El esqueleto se desarrolla continuamente desde el nacimiento hasta el final de la adolescencia, alcanzando su máxima masa ósea en la edad adulta temprana.

Junto con la nutrición, la actividad física juega un papel importante en este proceso, por lo que existe la preocupación sobre el impacto del estilo de vida sedentario en la salud ósea de los jóvenes.

Durante la investigación, se exploró la hipótesis de que el uso incrementado de computadoras durante los fines de semana se asocia a una menor densidad mineral ósea en los adolescentes.

La información se obtuvo de 463 mujeres y 484 hombres, de 15 a 18 años de edad.

Los científicos encontraron que los hombres pasaban más tiempo frente a la pantalla que las mujeres, y que esto se veía reflejado tanto en un aumento del índice de masa corporal (relacionado a la obesidad) como en una disminución de su densidad mineral ósea.