Elecciones extraordinarias en Monterrey, una lección de vida…

Por Sergio Chapa /  Corredor Público y Catedrático de la Facultad Libre de Derecho de Monterrey

El viejo y no tan conocido refrán que dice “Aprende de los errores de tus padres, usa anticonceptivo”; nos coloca en la premisa de que si valió la pena haber nacido, y seguramente nuestra respuesta es sí; ya que aún con los embates con los que empezamos el año, fuera de todo “ahí la llevamos…”.

Justamente a vísperas de Navidad; época de esperanza y buenos deseos, nuestros ilustres y bien pagados integrantes del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, nos regalaron llevar a cabo elecciones extraordinarias en el municipio de Monterrey, a raíz de determinar la anulación de la votación realizada el pasado 1º de julio, cuando paradójicamente se había contado con una de las mayores participaciones de la ciudadanía con derecho a voto; en estas elecciones extraordinarias de segunda vuelta participó sólo el 33% de los votantes; primer empacho, ¿quién decide el resultado de las elecciones, el Pueblo o los Tribunales?; si bien los regiomontanos habíamos ya votado cada quien por nuestro candidato en una ridícula propuesta; quien ganó, se determinó que no ganó.

Entonces la argucia resultó muy sencilla, las irregularidades cometidas dentro de las elecciones que traían como consecuencia efectivamente la anulación fundamentada de la decisión del Pueblo; donde no se advirtieron derivaciones por negligencia o irresponsabilidad, sino solo el acto jurídico de anulación que permitió quedara quien debiera quedar, de acuerdo a los intereses; y no en un estricto apego a la decisión del Pueblo. La decepción de la mayoría hizo que solo el 13% de los regiomontanos designaran al ahora Alcalde reelecto.

Si bien estuvo novedosamente planeado el resultado; a quien se le invistió como Alcalde se encuentra en una grave confronta; ¿Cómo recuperar la confianza del 87% de la Ciudadanía? Quien sin entender que lo que pasa provenga de la Federación, el Estado o la Ciudad, vivimos una triste realidad de transporte, vialidad, servicios primarios, seguridad, etc. Todos los días convivimos con estos dramáticos problemas. Ciertamente nuestro no tan flamante Alcalde tendrá que esforzarse en convencer que fue el elegido por el Pueblo; si le interesa o no, por dignidad; ojalá se dé cuenta de la importancia en la que se encuentra Monterrey, ahora donde presupone ser la Ciudad más importante económicamente hablando no solo de México, sino quizá de Latinoamérica; al Pueblo no se le engaña, aunque ya nos hayamos acostumbrado a vivir en el engaño, si no exigimos consecuencias, nunca podremos aprender ni siquiera avanzar; la vida la vamos construyendo al día a día, e independientemente de quien dirija las riendas del Municipio, quienes transitamos en él diariamente, debemos aspirar a que las cosas podrían mejorar, estar atentos y desde nuestra trinchera premiar las buenas acciones y sobretodo “castigar” los actos a los que nos tienen ya tan acostumbrados; finalmente como dicen por ahí, no es que la vida sea muy corta, sino que la muerte resulta muy larga.

Contacto: chapaser@hotmail.com