¿En verdad, quiero seguridad en mi vida?

Por Sergio Alejandro Zúñiga Alarcón / Director de Operaciones del Patronato de Bomberos Nuevo León

La seguridad integral en una sociedad depende de sus capacidades y medidas de prevención y respuesta por parte de las instituciones a las cuales se les delega dicha función, dígase Policía, Bomberos e instituciones de auxilio en general, pero debemos destacar antes, el grado de conciencia, cultura e identificación de la población con las necesidades de su comunidad, el sistema de valores e intereses que configuran su sociedad. Este aspecto lo conocemos como “cultura de seguridad” y en cada país depende de las percepciones que los ciudadanos tienen sobre su seguridad, así como los riesgos y amenazas que pueden ponerla en peligro. A su vez estas percepciones vienen profundamente condicionadas por las experiencias históricas de cada país.

Así, para garantizar la seguridad nuestra y de la comunidad en donde habitamos, ¿estamos dispuestos a pagar para obtener un mejor modelo de seguridad integral? Gozar de libertad, tranquilidad y múltiples beneficios para nuestra persona no es gratis, si queremos que sea suficiente tiene un costo que debemos asumir. Cuanto más y mejor sea la cultura de seguridad en una sociedad más tranquilos estaremos. Cuanto menor sea, más constantes serán los riesgos, peligros y las amenazas que nos acechen.

Desgraciadamente parece cierto, y en ello se insiste una y otra vez, que en muchos sectores de nuestra sociedad disponemos de una deficiente conciencia y cultura en relación con las amenazas y riesgos a los que estamos sometidos y a la necesidad de estar preparados para darles una adecuada respuesta, sea para prevenirlos, sea para actuar en caso de que se realicen. En otras palabras, tenemos un nivel muy bajo de cultura de seguridad y autoprotección.

¿Qué hacer para crear de manera permanente e integral un modelo de seguridad en nuestra sociedad? Desde mi punto de vista requerimos un sistema social y gubernamental que nos permita establecer de nueva cuenta una cultura cívica, desde su raíz, que fomente valores, respeto y disciplina en todos los niveles, inclusive podemos crear una fórmula que podría ser la siguiente: cultura + educación +  seguridad = tranquilidad y libertad.

Un honor para mí, el haberme brindado un espacio para escribir las palabras anteriores en este prestigiado medio de comunicación.

 

Contacto: azuniga@bomberosnl.com.mx

                   https://bomberosdenuevoleon.org