¿Es normal sentir preocupación por los Hijos?

Por Michel Gaymard / Conferencista

Hace un tiempo ya en una entrevista que me hicieron en un programa de televisión, el conductor me preguntaba: yo amo a mis hijos, y cuando ellos me piden permiso para salir, ya sea de viaje o de paseo por la ciudad , o a una fiesta, algunas veces dudo por la inseguridad que se vive hoy en día, sin embargo, soy consciente de que no los podemos tener encerrados en casa todo el tiempo, así que ellos hacen su vida normal y yo me como las uñas en casa esperando a que regresen, igual tampoco es vida para mí, ¿es normal sentir esa preocupación?

A lo que yo respondí, por supuesto que podemos pensar que es normal preocuparnos por nuestros hijos pues creemos que de esa forma les mostramos el amor que sentimos hacia ellos, sin embargo detrás de toda preocupación se encuentra algo oculto, es una creencia también disfrazada de amor que en el fondo es miedo, la preocupación que le expresas al ser amado en el fondo le está diciendo, no confío en ti, no sabes hacer las cosas como yo, necesitas de mi protección porque eres débil, y así muchas interpretaciones más, es decir; lo que en el fondo les estamos diciendo es que los vemos en la debilidad, ese mensaje oculto detrás de toda preocupación es el que verdaderamente llega al inconsciente de la persona amada, lo cual en el fondo le lleva a pensar y sentir que no podrá lograr cuidarse, valerse o protegerse a sí mismo.

Afortunadamente siempre se puede elegir de nuevo y corregir los errores de interpretación, cuando un pensamiento llegue a tu mente a decirte que te preocupes por el bienestar de la persona amada, inmediatamente enfrenta ese pensamiento repitiendo, la fortaleza acompaña a mi hijo(a) donde quiera que va.

Puedes utilizar la divinidad o la imagen religiosa que a tu mente le de seguridad, A eso me refiero con fortaleza, recuerda a tu mente que tu hijo va siempre de la mano de esa divinidad, aprendamos a ver a los seres que amamos en la fortaleza, confiando que son capaces de resolver y de darse cuenta, así como de discernir entre que les conviene y que no, Y cuando parezca que mi hijo está haciendo cosas por las cuales me tengo que preocupar aprender a hablar con él desde esa misma fortaleza lo de la debilidad, si tú hasta ahora lo has logrado, ¿por qué ellos no?.

Puedes repetir las siguientes palabras, (El nombre de tu hijo) la luz, la dicha, y la paz moran en ti. Te amo.

Luz: capacidad mental de darte cuenta.
Dicha: capacidad mental de confiar, todo sucede siempre para el bien mayor.
Paz: quietud mental.

En todos existen estas tres virtudes, y de cada uno de nosotros depende activarla tanto en uno mismo como verlas los demás, eso es la fortaleza que te ayudará a ver las cosas de otra manera.

Elige de nuevo, si quieres saber más de este material entra a YouTube y búscame como: Michel Gaymard canal Gaymard o Googleame con ese mismo nombre y apellido.

Hasta la próxima.

Contactomichelgaymard@gmail.com