Hoy honramos la vida de los que soñaron un mejor país

Por Judith Díaz / Delegada federal en Nuevo León

Por décadas en nuestro país se habla de una terrible descomposición en su tejido social y  sexenio tras sexenio hacían oídos sordos, pero les tengo una excelente noticia, ya estamos trabajando de la mano con nuestro presidente: Andrés Manuel López Obrador.

Una muestra clara de esta desatención social, es el comportamiento que como sociedad tenemos con nuestros adultos mayores, lo cual habla de  una  falta  de respeto a quienes nos dieron la vida y a quienes lucharon por darnos un mejor México con su trabajo diario.

La gran mayoría vive sin una esperanza clara de vida porque no han recibido sus merecidos reconocimientos, nunca son incluidos y lo peor no les hemos solucionado su atención básica en sus servicios de mayor apremio como es su salud, alimentación y vivienda.

Por eso me motiva esta gran responsabilidad que me otorgó el Presidente de la República, y sobre todo al ver como destaca en uno de sus  ejes prioritarios en esta Cuarta Transformación: la atención a los adultos mayores de 68 años.

No se trata solo de palabras huecas, sino de hechos claros y contundentes ya que una parte sustancial del presupuesto federal está dedicado a ellos tal como lo prometió en su campaña.

La pensión universal es ya una realidad y no un grito de campaña, por lo que nos obliga por darles esa atención a esa gente linda de experiencia acumulada y que representa un reconocimiento del Estado mexicano a su aportación que por años dieron a nuestra patria.

También destaco que como mujer me gusta que el Estado valore la entrega diaria que aportaron y aportan miles de mujeres con su trabajo, dedicación y esfuerzo diario dentro de sus hogares y que sin duda ese papel jamás fue reconocido como un empleo con remuneración y prestaciones justas.

Y recalco que no solo las amas de casa aportamos en este rubro, sino que muchas mujeres con su trabajo doméstico viven atrapadas en sin fin de atrocidades laborales que en su mayoría terminan sin que les reconozcan su trabajo como trabajo mismo y todas ellas hoy mayores de 68 años también tendrán su pensión bimestral de 2 mil 550 pesos.

Se respira mayor justicia en este gobierno de la Cuarta Transformación, ya que tendrán su apoyo desde ese campesino que sembró sin contrato laboral,  ese carpintero que no tuvo sistema formal de jubilaciones,  esos trabajadores  que fueron registrados en los sistemas pensionarios con sueldos menores a los que percibieron y muchos más.

Hoy se trata de honrar la vida, sí, la vida de los que ayer construyeron. Hay quienes hoy levantan la voz para criticar esta pensión y políticos muchos de ellos, sin embargo no ví a ningún candidato ofrecer esta esperanza de vida.

Soy una convencida que aquel pueblo o nación que no respeta a sus adultos mayores, está condenado al fracaso.

Contacto: Condominio Acero Monterrey – Mezzanine 1, Zaragoza Sur número 1000, Monterrey, Nuevo León, Código Postal 64000. Teléfonos: 81-31-8300, extensiones 41701 y 41714