Isela Vega, ícono transgresor del cine nacional

Por Arturo González 

Monterrey.- “Mujer transgresora de nuestro cine; actriz, guionista, productora y directora de historias poderosas.” Así la describe Imcine en el tuit con el que, en los primeros minutos de este miércoles dio a conocer la muerte de la protagonista de cintas como: “Las pirañas aman en cuaresma”, “El llanto de la tortuga”, “La india”, “La viuda negra”, “La ley de Herodes”, entre muchas otras, además de su participación en teatro y telenovelas.

Fueron los propios familiares de la actriz, quien por medio de las redes sociales dieron a conocer su deceso la noche del martes a los 81 años de edad, víctima de cáncer, padecimiento que le había sido detectado, según declaraciones de su hijo Arturo Vázquez, hace dos meses.

Considerada como uno de los mayores símbolos sexuales del cine mexicano, fue la primera latinoamericana en aparecer en las páginas de la edición estadunidense de la revista “Playboy”. Por eso y despectivamente la llamaron “encueratriz”, apelativo que durante mucho tiempo sobrellevó como un estigma. Pero fue mucho más que eso: activista política, personaje singular de la farándula, inteligente, mordaz e irreverente.

Isela Vega Durazo nació el 5 de noviembre de 1939, en Cuauti, Sonora, además de la actuación también figuró como cantante y modelo. Se convirtió en la Princesa del Carnaval de Hermosillo con 18 años de edad. Ahí arrancó su carrera como modelo y se fue a estudiar inglés a Estados Unidos.

Su carrera artística comenzó como cantante en hoteles y bares de la Ciudad de México y como modelo participó en el programa “Max Factor Hollywood” en 1959, pero cambió de rumbo tras prepararse como actriz y su primera oportunidad en el cine fue para interpretar a Carmen en la película “Verano violento” en 1960 en la que compartió créditos con Pedro Armendáriz, Guillermo Murray y Gustavo Rojo.

A partir de entonces formó parte de diversas producciones cinematográficas, pero no fue hasta siete años después que logró su primer protagónico junto con el actor Mauricio Garcés en “Don Juan 67” en 1967.

Su imagen de símbolo sexual fue alimentada por las películas atrevidas en las que participó, entre ellas “SOS Conspiración Bikini” (1967), “El deseo llega de noche” (1969), “Prohibido” (1970), “El festín de la loba” (1972) o “Muñecas de medianoche” (1979), entre varias más.

Su largo camino en la industria del espectáculo también incluye el teatro y televisión, participó en telenovelas como “Señora tentación” (1994), “Gente bien” (1997), “Ramona” (2000), “Muchacha italiana viene a casarse” (2014) entre otras, y en series de televisión como “El Pantera” (2009), “Mujeres asesinas” (2008) e incluso “La casa de las flores” (2020).