La madera de la sierra

Por Armando Leal Ríos. 

Frente al municipio de Galeana en ese año de sequía que fue 1953, los bosques de la Sierra Madre ardieron por semanas, quemando los viejos encinos, los pinos y toda madera viva que existía.

No había los recursos que hoy se tienen: brigadas del Ejército Nacional, campesinos organizados, helicópteros con su carga de agua a fin de apagar el incendio en la montaña.

Sólo existía la buena voluntad del gobierno, encabezado por el linarense José S. Vivanco, quien de inmediato se movilizó rumbo al lugar del siniestro para organizar a la población rural en apagar el siniestro y aprovechar en consecuencia para los propios afectados, la madera que había quedado utilizable.

Pueblo y gobierno sabían que únicamente el trabajo del hombre, puede conjurar los daños ocasionados por la naturaleza y no era cuestión de lamentar, sino de remediar los daños, con el trabajo organizado del hombre.

Marzo de 2021, por enésima ocasión el descuido humano, o bien el infortunio, hacen arder los relieves de la sierra;  esta vez con cuantiosos daños en las maderas y en los bienes de quienes tienen ahí su precario patrimonio.

Ahora es tarea del gobierno auxiliar a esas familias y formar cuadrillas de vigilancia para evitar otro siniestro en la montaña.

leallera@aol.com
https://www.facebook.com/armando.lealrios

Armando Leal Ríos. Analista político.