La Suprema Corte de Justicia y la estabilidad política

Por Mtro. Luis Fernando Morales Rizzi

La Suprema Corte de Justicia de la Nación, ha sostenido como un criterio reiterado de su posicionamiento como máximo Tribunal de Justicia en el país, que la política y la justicia no deben de mezclarse, tan es así que por poner un ejemplo, el juicio de amparo resulta improcedente contra actos en materia electoral y contra resoluciones emitidas por el Tribunal Federal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

La política es el arte de gobernar, es la posibilidad de hacer lo más que se pueda con lo menos que se tenga y en el beneficio del mayor número posible de gobernados, particularmente los más vulnerables.

Pues bien, si así entendemos la política no cabe duda alguna de que las resoluciones que emite la Suprema Corte de Justicia tienen gran relevancia para la política que se ejerce en el País.

Pensar que la política no se mezcla con la justicia sería una utopía, ya que los propios Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, son propuestos para su encargo por el titular del ejecutivo federal y su nombramiento debe ser ratificado por el Senado de la República, lo que demuestra la interacción de la política con la justicia.

Con independencia de lo anterior resulta de importancia vital establecer que los fallos que emite nuestro máximo Tribunal de Justicia tienen una relevancia política que trasciende más allá de lo jurídico, ya que en dichas resoluciones se resuelven conflictos entre poderes y órganos de éstos en sus diferentes esferas, se resuelven casos de trascendencia nacional y cuyo criterio asentado en una resolución crea una directriz de funcionamiento gubernamental para la realización de actos, e inclusive elaboración de normas generales, que sin duda alguna revisten un tinte político importante.

Ciertamente hay que separar, en estas resoluciones de la Corte, la aplicación del derecho que se convierte en justicia y el concepto de política como aquel que sirve para producir bienestar a la mayoría, sin embargo no podemos cerrar los ojos a la verdad contenida en tales documentos que sin duda alguna constituyen criterios políticos y jurídicos y que hacen, que al cumplirse y ejecutarse los mismos en sus términos, se conserve inmaculada la supremacía constitucional y la división de poderes que rige al país, lo que trae como consecuencia estabilidad social, económica, laboral, y por qué no decirlo, hasta política.

Como corolario, las resoluciones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación constituyen un baluarte de estabilidad para el País por su contenido jurídico y por su contenido político que permiten la vigencia del estado de derecho.

Mtro. Luis Fernando Morales Rizzi

Presidente del Colegio de Jurisprudencia de Nuevo León.

Licenciado en Derecho y Ciencias Jurídicas, Facultad de Derecho y Criminología por la UANL.

Maestría en Derecho Procesal Constitucional, Suprema Corte de Justicia de la Nación y Facultad de Derecho y Criminología UANL.