Llegan a Cancún los nuevos campeones de la LMB

Por Claudio Gámez (Enviado Especial)

Cancún- Los Tigres de Quintana Roo ganadores de la recién terminada Serie del Rey 2015 de la Liga Mexicana de Beisbol, llegaron este martes por la tarde a Cancún después de haber logrado el Campeonato en Monclova, procedentes de Monterrey.

Los Tigres lograron su décimo segundo gallardete en el 60 Aniversario de la novena felina, donde incluso algunos aficionados viajaron a la Capital del Acero para acompañarlos en los tres juegos celebrados en el Estadio Municipal, llegaron un día después de haber conquistado la copa Zaachila.

Los bengaleses aterrizaron a las 13.45, donde fueron recibidos por sus esposas, hijos y demás familiares como aficionados quienes los esperaban con pancartas para recibir a los recién coronados.

El primer pelotero en saltar a la vista fue el “Vaquero” Iker Franco, quien de inmediato fue abordado por cámaras y micrófonos, dando sus primeras impresiones respecto al título conquistado, además de atender a los aficionados regalando fotografías y autógrafos.

Dos peloteros que sin duda causaron mayor sensación y que atendieron inmediatamente a los medios, fueron el tamaulipeco Jorge «Bronco» Cantú quien fue pieza importante a lo largo de esta campaña 2015; el MVP de la Serie del Rey el sonorense Alfredo “Fello” Amézaga quién fue el más ovacionado, fue recibido por su esposa e hijos, con pancartas mostrando la insignia MVP.

Amézaga se mostró contento por ser elegido como Jugador Más Valioso de la Serie del Rey, pero hizo hincapié en que el reconocimiento era para todos sus compañeros.

Poco a poco fue que siguieron desfilando los demás peloteros quintanarroenses, donde todos agradecían el apoyo brindado por parte de los aficionados, dedicándolos este campeonato, y donde por supuesto lucían la gran mayoría sus gorras conmemorativas del campeonato obtenido.

Entre los últimos en salir, acompañado de su hijo menor, fue el manager felino Roberto “Chapo” Vizcarra, dando declaraciones sobre todo el trabajo y esfuerzo puesto por parte de sus pupilos para lograr la estrella número 12, otorgándoles todo el crédito del éxito logrado.

Una vez que toda la comitiva abordó el tigrebus, se dirigieron a las instalaciones del Beto Ávila, donde cabe recalcar también se reunieron algunos aficionados para darle la bienvenida a sus campeones buscando retratarse con sus ídolos.