Los ciudadanos debemos elegir regidores, no los partidos

Por María Concepción Landa García Téllez / Diputada local por Movimiento Ciudadano

Los electores cada vez somos más participativos, cada vez nos aplicamos más para conocer a quienes queremos que nos representen, dígase candidatos a gobernatura, alcaldías y diputaciones.

Esto no sucede para los regidores y síndicos, porque están integrados en una planilla; si gana nuestro candidato a alcalde, se eligen con él a todas esas personas, a quienes no conocemos realmente y de las que nunca escuchamos sus propuestas personales.

Recordemos que las decisiones en los ayuntamientos son colegiadas. El alcalde no puede hacerlo solo, tiene que contar con el voto favorable de los regidores y síndicos. Por eso es tan importante tener un cabildo que cuestione y haga contrapeso al presidente municipal y exija transparencia y rendición de cuentas, siempre a favor de los habitantes del municipio.

Nosotros, como ciudadanos no tenemos la libertad de rechazar esas candidaturas a las regidurías, incluso, podría decirse que ni siquiera tendrían que ser llamados candidatos, puesto que, si ganan o pierden, no depende del trabajo que él o ella hayan hecho, sino del candidato a alcalde o alcaldesa y, lo más triste, es que tampoco depende de nosotros; si por algún motivo no estamos conformes con quienes se postulan como regidores, pues le tengo noticias: no podemos hacer nada al respecto.

Los regidores se integran en una planilla, por conveniencia del o la candidata a la alcaldía o porque los partidos posicionan a quienes les han sido fieles o quieren promover su carrera política.

Si votamos por una planilla, ¿cómo vamos a saber si los regidores y síndicos, cumplen con nuestras expectativas? Además, a quién vamos a recurrir cuando tengamos un problema que afecte a nuestra comunidad? El representante más directo de los ciudadanos necesita ser el o la regidora que conoce a sus vecinos, que vive en el sector y a quien se le conoce por su capacidad, integridad, compromiso y servicio a sus vecinos.

Si estamos hablando de democracia, si le vamos a entrar en temas como reducción de regidores, políticas austeras, reducir financiamiento de partidos; éste es un cambio necesario para consolidar y asegurar que vamos por buen camino en el ejercicio de una participación ciudadana real.

Estamos a muy buen momento en estos tiempos de cambios en la vida democrática del estado y que tengamos una mayor democracia directa.