Los colores de la vida

colores

 

Por Silvia Treviño / Consultora en Desarrollo Humano

El alma humana es como un caleidoscopio formado por millones de diminutos espejos que reflejan un espectro de colores, dependiendo de cómo la luz incide sobre ellos.

Tiene múltiples facetas y un potencial ilimitado, sin embargo, dentro de este intrincado palacio de espejos algunas superficies nunca tienen la oportunidad de brillar, pues permanecen en la oscuridad, ignoradas muchas veces por el ir y venir de nuestras ocupaciones, de nuestro acelerado camino por la vida, de nuestras preocupaciones imaginarias.

Quizá nunca alcancemos a reconocer nuestra capacidad de amar, de dar, de aceptar nuestras diferencias, de vivir en total plenitud, libres de prejuicios.

Pero algunas veces algo sucede en nuestras vidas que nos permite vislumbrar lo que podríamos llegar a ser, si permitiéramos que la luz iluminara esas oscuras facetas de nuestra alma, despertando esa conciencia adormecida por la rutina y lográramos brillar desde adentro, para darnos cuenta que el tiempo se va y no nos podemos dar el lujo de perder más vida preocupados por cosas que nunca pasan, desempeñando trabajos que no disfrutamos, sosteniendo discusiones interminables y sin sentido, recordando fracasos, en lugar de dejarnos envolver por esos brillantes y bellos colores que dejamos de apreciar.

Entonces comprendemos que tenemos alas y que siempre las hemos tenido. Que el único propósito que deberíamos de perseguir en nuestra existencia, es ser felices y plenos, ayudando a ser felices a los que amamos a nuestro alrededor.

 

Contacto: silvia@dhst.com.mx