Los incendios forestales, nos benefician o nos afectan

Por. Sadot Edgardo Ortiz Hernández.

En lo que va de este 2021, hemos tenido en Nuevo León 27 incendios forestales, que han afectado a más de 14 mil hectáreas de bosques y otros ecosistemas, además de poner en evidencia algunas realidades que tenemos hoy día:

1.- Alteraciones en el régimen natural del fuego.

Si es bien cierto que el fuego es una parte fundamental de los bosques al permitir la reducción de malezas, el reciclaje de nutrientes y germinación de semillas, también es cierto, que puede representar, pérdida de biodiversidad, contaminación, erosión, desertificación e incluso los cambios en los microclimas.
Todo va a depender del equilibrio y del régimen natural del fuego.

En los últimos 40 años este régimen natural se ha ido alterando por factores humanos, tales como fogatas mal apagadas, colillas de cigarros o quemas agropecuarias, que ocasionan un incendio “adelantado” o bien aumentado en su intensidad, ocasionando los efectos negativos antes mencionados. Otro factor a considerar, lo representa el cambio climático, en donde, se presentan periodos prolongados de sequías, aumento en las temperaturas y velocidad de los vientos, lo que puede predisponer a incendios catastróficos.

2.- Autoridades en apuros.

Una vez que se presenta un incendio catastrófico, se activan diferentes mecanismos de atención, encabezados por Protección Civil y la Comisión Nacional Forestal. En Marzo de este 2021, se presentaron de manera simultanea cinco incendios en Nuevo León, lo que obligó a dividir personal y recursos en su atención, priorizando los incendios de predios donde se ubicaban viviendas y personas.

Por otra parte, en los días que se encontraban los incendios activos, ingresaron a territorio estatal dos frentes fríos, sin humedad y con vientos que superaron los 40 y 50 km/hr, lo que avivó el fuego y complicó aún más el trabajo de los combatientes.

3.- Surgimiento de expertos en redes sociales.

Las redes sociales se llenaron de opiniones e información, en donde, algunos decían lo que la autoridad debía hacer, castigar a los responsables, mover a los helicópteros o direccionar brigadas terrestres. El combate de incendios forestales es muy serio, pues una mala instrucción puede representar riesgos para los combatientes.

Se debe aprender a convivir con el fuego, trabajar en actividades previo a un incendio como el manejo de combustibles secos y la apertura de brechas contra incendios y sobre todo prevenir los incendios provocados, mediante un uso responsable de los espacios silvestres, más si se ubican en áreas prioritarias como el Parque Nacional Cumbres de Monterrey y otros espacios protegidos, afectados hoy por los incendios.

https://www.facebook.com/sadotedgardo

Sadot Edgardo Ortiz Hernández. Director de Parque Nacional Cumbres Monterrey.