Los más afectados

Por Movimiento de Activación Ciudadana (MovAC)

Como ciudadanos del área metropolitana de Monterrey, sabemos que uno de los más grandes problemas que nos aquejan es la vialidad.

Todos comenten algún error que contribuye al caos vial; ya sea por el mal manejo de recursos por las autoridades, la falta de capacitación de los tránsitos o la indiferencia de los conductores hacia normas, nadie está exento.

Un caso que muestra cómo cada elemento impacta fue cuando MovAC asistió a la “Escuela Primaria Benito Juárez” en el municipio de Guadalupe. Se impartió un taller de educación vial a los niños de 6º grado.

Esta escuela en particular está al lado del estadio BBVA Bancomer, donde juegan los Rayados, y si bien las actividades de la instalación no afectan el día a día de la escuela, la cercanía de esta edificación ha generado caos vial.

El problema principal se debe a que aumentó el número de vehículos y conductores que manejan a exceso de velocidad y no se percatan que están en una zona escolar, por lo que dejó de ser tranquila y residencial a una calle principal y transitada.

Otros factores como la poca señalización, la escasez de policías de tránsito y la irresponsabilidad de los distintos usuarios de la vía han llevado a que, tanto los peatones como los vehículos, circulen imprudentemente por la calle.

El camino a la escuela se volvió peligroso para los estudiantes al grado que los padres prefieren llevarlos en carro, lo que aumenta aún más el tráfico en la zona.

Por otro lado, lo que causa una mayor inconformidad entre los padres de familia es la cantidad de policías de tránsito que se encuentran en los días que hay juego, pero no hay suficientes elementos cuando ellos los solicitan.

En diversas zonas de la ciudad el ver niños tratando de cruzar la calle no es suficiente para que los conductores moderen su velocidad y esta escuela es un ejemplo de cómo factores externos suman mayores peligros a la vía.

Al final del día los más afectados no son los conductores, son los niños cuya educación se ve arrumbada por la indiferencia de su ciudad.

Isabel Ortiz Baker

Contacto: isabel@movac.mx