Los problemas del pavimento

Por Raúl Salinas

En nuestra área metropolitana actualmente sufrimos un grave problema relacionado con los pavimentos, la situación real es que en Arterias de circulación demasiado importantes, nos encontramos que los pavimentos, prácticamente han desaparecido y lo peor en muchos casos se han convertido en trampas mortales, que ya han costado vidas debido a esta causa.

Además los daños causados a los vehículos han consistido en rotura de los vehículos y lo peor han dañado también quizá sin que se note instantáneamente, la propia estructura resistente de los mismos y esto resultará en daños que también pueden costar vidas y/o reparaciones muy costosas a los vehículos.

Si analizamos las principales causas tenemos que considerar:

Los pavimentos actuales existentes, en un fuerte porcentaje, no se han construido con las especificaciones adecuadas para su racional aprovechamiento. Lo anterior con respecto a la planeación de su drenaje superficial y esto para evitar la acumulación de agua en su superficie.

Algunas carpetas y hasta pavimentos de concreto, no son impermeables, como debieran serlo y esto provoca la penetración de humedad bajo ellos debilitando y dañando la subestructura de soporte.

Existen muchas instalaciones de infraestructura bajo los pavimentos, que requieren que sus rellenos no deban ser compactados demasiado para no dañarlas y esto provoca que en muchos casos se debilite el subsuelo con la presencia de humedad y esto daña al pavimento superficial, etc.

Como reparaciones a corto plazo y de emergencia:

Es posible aún bajo la lluvia detectar los baches peligrosos y tratarlos directamente con concreto sin necesidad de remover ni los residuos de material suelto en el fondo ni de darle forma apropiada al bache, es una reparación de emergencia para salvar vidas sin interrumpir la circulación en arterias importantes, solo habrá que proteger algunas horas para facilitar el fraguado inicial.

Se deberá continuar con el bacheo con asfalto cuando las condiciones climáticas lo permitan.

Todo lo anterior nos obliga a planear la construcción de pavimentos permanentes que deberán tener una duración de por lo menos siete años con mantenimiento mínimo y que deberán subsistir por lo menos cincuenta años y que bien construidos puede ser de asfalto o de concreto con análisis correcto de inversiones y financiamiento. Recordar que es necesario un buen drenaje pluvial.

Raúl Salinas Jiménez
Presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de Nuevo León