Mi formación en Yugoslavia

Por Francisco Avilán / ex director técnico de Rayados

Yo tuve la fortuna de tener a Mario Velarde que a su vez nos presentó a Bora, estaba en la selección que yo me estaba preparando, fui con ellos y Bora me da unas cartas y me recomienda con entrenadores de muy buena capacidad de Yugoslavia, yo en comentario con mis compañeros y mucha gente de futbol, me decían que por qué agarraba Yugoslavia y no España, o Inglaterra que es donde ellos habían estado.

Y yo les dije que no que yo quería ver el modelo que estaba funcionando, que era el modelo de Pumas, y éste modelo estaba muy adelantado, y lo que hice en ese momento, realmente fue armarme de valor y arrancarme a Yugoslavia.

Entonces llego yo y me encuentro con que iba el hermano de Bora que era Milutinovic, que estaba dirigiendo al Paztinzan, pero andaba de pretemporada, entonces la esposa de Bora, la primera esposa, que es Gina, me lleva a la Estrella Roja, que también traía una carta por ahí y me reciben como parte del cuerpo técnico, y me pasé con ellos un mes maravilloso.

Me invitaron a conocer Bobodina, un torneo que hubo donde me dijo, por ejemplo que vi algo que podría ver en México, no imaginaba, cuando me bajo en el hotel veo a los cinco entrenadores yugoslavos en la misma mesa con un entrenador que era de otro país, un checo que estaba ahí, sentados los seis, y dije esto: qué pasa, en México nunca podría ver eso, nunca, que se sentaran a platicar, y me di cuenta que Bobodina que vino a jugar a Monterrey que nosotros le ganamos aquí 1-0. No estaba en el récord que tenían ellos en su pared ahí que sería su tablero, no aparecía el partido de Monterrey, y yo le dije, siéntate ahí, para que viera que no aparecía el partido donde habían perdido 1-0, porque en la gira solamente tenían los partidos que habían ganado y no los que habían perdido.

Lo omitieron, pero alguien siempre se va a dar cuenta, entonces yo fui a Yugoslavia a ver cómo se había jugado y cómo tienen sus fuerzas básicas, ellos tienen sus fuerzas básicas muy impresionante, y cuál va ser mi asombro que cuando yo le pregunto al técnico yugoslavo que en qué se basaba para trabajar bien sus fuerzas básicas y él me dice que se encuentra con un libro que es de un alemán que es de un germánico que se apellida Federgot, se llama Carl Federgot.

Ese libro en español Roberto Matosas nos hizo una observación y ese libro lo consigue un amigo en la Facultad de Psicología, ese libro de futbol que ellos llevaban, yo llego a Monterrey y cambió la formación de Monterrey y jugando con el 1, con cuatro jugaba con tres volantes y tres extremos, y un delantero que era clavado.

Yo en la reserva empecé a poner la formación que siempre me gustó que fue 1 con 4, con 4 y con 2, quienes eras mis extremos, los volantes que siempre subían, entonces yo me aprendí esa formación y la empecé a utilizar y de repente ya viene el cambio, pero los que impusieron esa moda fue Pumas y después la empezamos a utilizar nosotros y luego le fue premiando a más gente, pero si tuvo la gran fortuna que viene de Yugoslavia pero después me voy a Italia. Después recibo una invitación y me llega una carta de la Federación.