Molesta a Salud exclusión de vacunas para el sector privado

Por Oneida Tovar

Monterrey.- El secretario de Salud Estatal, Manuel de la O, externó su molestia por la exclusión de los hospitales privados en el programa de vacunación federal.

El funcionario estatal, explicó que aunque llegó a la entidad un tercer lote de 9 mil 750 vacunas, la Federación no autorizó que se aplicaran a unidades médicas privadas, acto que calificó como inhumano.

“Cosa que me parece mal, que me enoja que me molesta, porque nos han ayudado enormemente, han arriesgado la vida, por salvar la nuestra y no vacunarlos me parece un acto inhumano, ojalá que reconsideren esa situación”.

Dijo que tras una plática con Guillermo Torre, rector del TecSalud donde ambos concordaron en que debe haber una distribución justa y equitativa de los recursos, insistirá al Gobierno Central otorgar el permiso de aplicación antes de que se vuelva un problema.

También se mostró a favor de la declaración del Presidente de Caintra, Adrián Sada, donde solicitó que el sector empresarial fuera tomado en cuenta y explicó que aunque hay interés de ese gremio por participar en la compra adicional de vacunas esto todavía no es posible ni por medio de la IP, municipios o estados.

Ya no irá a recibir vacunas

Debido a que la cantidad de vacunas anti-COVID que recibe Nuevo León es mínima, Manuel de la O, aseguró en entrevista en “La Grillotina” con Mario Gámez que ya no acudirá a la recepción de las mismas.

El funcionario estatal, manteniéndose firme en su decisión, indicó que se busca aplicarlas rápido y no solo salir en fotografías de los medios.

Lo anterior, tras ser cuestionado sobre si solo acudía para tomarse una foto, a lo que respondió que sí, pues no se le permite intervenir en el proceso de vacunación nacional.

“Tengo mil cosas que hacer como para recibir e ir a tomarme la foto y salir en los medios, lo que quiero es que se apliquen”, resaltó.

Es importante destacar que los lotes con la cura llegaron a la Base Aérea Militar Número 14 y de ahí fueron trasladados para su resguardo al Hospital OCA ubicado en la Avenida Pino Suárez en el Centro de Monterrey y distribuidos según la orden federal, por lo que el último cargamento fue destinado exclusivamente para personal de salud de los hospitales públicos, disposición que provocó inconformidad.