Muere adolescente indígena en la Amazonia por COVID-19

 

Por Notimex

Brasilia.- La muerte de un adolescente de la etnia yanomami por coronavirus (COVID-19) en la Amazonia brasileña, ha despertado este viernes el temor entre los grupos indígenas de que este padecimiento pueda diezmar a las comunidades de la región.

El Ministerio de Salud, a través del Distrito Sanitario Indígena Especial, informó sobre el fallecimiento de quien fue identificado como Alvanei Xirixana, un joven de 15 años que ingresó en días previos a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital General de Roraima, en Boa Vista.

De acuerdo con el reporte de la dependencia de salud, el adolescente murió a causa de síndrome respiratorio agudo severo (SARS, por sus siglas en inglés), el cual fue ocasionado por la nueva cepa de coronavirus, destacó el medio Folha de S. Paulo.

Xirixana vivía en Rehebe, un pueblo ubicado a lo largo del río Uraricoera, sitio rico en minerales y donde es común la extracción ilegal de los mismos. Según informó el medio Amazonia Real, 70 habitantes de dicho poblado han sido aislados hasta descartar o confirmar algún contagio de COVID-19.

Hasta el momento se desconoce la fuente de contagio que infectó al joven de 15 años. No obstante, existen sospechas entre los yanomami de que el virus pudo haber sido importado a la Amazonia por los buscadores ilegales de oro, lo cual pone en riesgo a los 26 mil miembros de la comunidad.

Este caso ha generado temor al interior de la etnia, ya que algo similar ocurrió entre los años 1960 y 1980, cuando comenzaron a llegar los extractores ilegales de oro a los territorios de la comunidad yanomami, ocasionando un brote de sarampión que acabó con el 15 por ciento de la población originaria.

Las autoridades sanitarias brasileñas informaron que hasta el momento se tienen registrados 24 casos sospechosos de coronavirus entre los pueblos originarios, los cuales están conformados por 850 mil habitantes, informó la agencia de noticias Agência Brasil.

El temor ha crecido con las promesas del presidente, Jair Bolsonaro, de legalizar la minería, ya que cada vez más buscadores de oro han llegado al territorio yanomami. Medios locales estiman que hay al menos 20 mil de ellos trabajando en la región.