Nuevo León decide su futuro

Por Waldo Fernández González / Encargado del despacho de la Coordinación Ejecutiva de la Administración Pública de Nuevo León

Queda claro que Nuevo León recibe menos de lo que aporta a la federación en cuestión de recursos, apenas 29 centavos de cada peso, y que ello representa un trato injusto en comparación con otros estados con un nivel de desarrollo parecido al nuestro como los son Jalisco y Estado de México, que reciben 1.12   y 1.62 pesos respectivamente por cada peso que aportan.

Esta situación condiciona el margen de maniobra no sólo de ésta sino de cualquier administración pública. Las reglas actuales nos castigan por ser productivos, entre más producimos menos recibimos y eso es algo que tenemos que resolver de una vez pues de ello depende que el estado cuente con recursos suficientes para invertir en infraestructura para el desarrollo propia de una economía como la nuestra. La tercera economía local de la decimoquinta economía más grande del mundo.

Las cámaras empresariales ya han hecho eco de esta situación y han alzado la voz para pedir que la federación se abra al diálogo en torno a este tema. Pero para que esa posibilidad cobre fuerza hace falta que exista una alianza que incluya a  servidores públicos, políticos con y sin partido, empresarios de todos tamaños, universidades, cámaras empresariales, sindicatos y otros actores relevantes de la sociedad para impulsar juntos el tema.

Es momento de entablar como sociedad neoleonesa ese diálogo con la federación y definir con ello nuevas reglas que nos permitan contar con los recursos suficientes para que el estado alcance su máximo nivel de desarrollo. Como encargado del despacho de la Coordinación Ejecutiva tengo claro que tenemos que liderar ese diálogo para generar las condiciones que le permitan a Nuevo León decidir su futuro.

Contacto: wfernandez@waldofernandez.com