Partidocracia (Parte I)

Por Salvador M. Benítez / Abogado

Los Partidos Políticos en México son simple y llanamente los mantenidos del Pueblo.

El presupuesto para el presente ejercicio fiscal aplica de nuestros impuestos apoyos a todos los Partidos Políticos, 5 mil 239 millones de pesos, que sirven para sustentar sus gastos y que no aportan absolutamente nada a la economía mexicana.

Una comparación; el presupuesto para la Secretaría de Turismo se redujo a 5 mil 034 millones de pesos; los ingresos en divisas por turismo internacional el 2019 fueron 24 mil 800 millones de dólares; aproximadamente 471 mil 200 millones de pesos y crea más de 4 millones 300 mil empleos directos ¿Qué no es más rentable invertir en turismo?

A partir del sexenio de Carlos Salinas de Gortari, en que se pretendió encaminar a México hacia la democracia, se crea junto con el PRI, el PAN, el PRD y otros partidos menores, la era de la partidocracia mexicana.

Lejos de iniciar contiendas electorales para que con base a la competencia se mejorara el gobierno de nuestro País y se abatiera la corrupción, se creó un novedoso sistema oligárquico que permitiría, a través de la distribución de cotos de poder y generar complejas redes de complicidades, el engaño a los mexicanos con circos trianuales o sexenales de contiendas electorales que tuvieron de todo, menos resultados positivos, cada día estamos peor.

Así, hemos visto cómo primero el PAN y el PRI se repartieron el poder, dejándole al PRD ciertos territorios incluyendo el entonces Distrito Federal. A partir de los 90’s, empezaron las grandes reformas en la que se institucionalizó mediante el consenso de los partidos, el soporte abierto del gobierno a su financiamiento.

Que quede claro, esa no fue la voluntad del pueblo sino la voluntad de los Diputados y Senadores que representaron sus intereses y la de sus institutos políticos.

Continuaremos la próxima semana.

sbenitez@qyq.com.mx