Partidos sin imaginación

Por Daniel Butruille
Integrante de la organización Ciudadanos contra la Corrupción

Al redactar este título, me doy cuenta que no incluí la palabra “político”. ¿Serán todavía partidos políticos los partidos que constituyen la base de los poderes legislativos, federal y estatales? Un partido político obedece a una visión de la sociedad, buscando el bien común para lograr bienestar, progreso económico, justicia y seguridad para todos.

¿Qué tenemos hoy? Partidos que buscan su propio bienestar, que defienden los intereses de unos individuos que se dicen políticos, y se reparten un botín que les regala la Ley, solamente por ser representantes de dicho partido. Si queremos regresar a la política, es indispensable reducir considerablemente las prebendas monetarias asignadas a unos partidos que las mal gastan.

Partidos que se disputan para distribuirse el dinero de los contribuyentes, sin devolverle nada al ciudadano del cual viven. Partidos que olvidaron ser oposición, porque lo importante para ellos es aprovechar cada centavo del dinero de los ciudadanos para su beneficio personal. Pronto ya no tendrán ni dinero y peor, habrán perdido su poder de hacer política y al olvidarse de hacer oposición, el nuevo poder los eliminará sin piedad ni consideración.

Que el PAN ofrezca alternativas en lugar de rechazar sus disidentes, que el PRD se vuelva a inventar antes de desaparecer como se esfuman los fantasmas, que el PRI vuelva a tener propuestas propias y no imitaciones de las propuestas de un tiempo desaparecido, que Movimiento Ciudadano se olvide de plagiar las ideas de la Sociedad Civil y busque la manera de ser una solución para las necesidades de dicha Sociedad.

Imaginación al poder decían los rebeldes de 1968. Urge que la política se renueve con imaginación y creatividad en beneficio de un País que se morirá por asfixia, antes de darse cuenta que ya está sometida a una dictadura sin retorno.

butruilled@hotmail.com