Pedro Infante: El ídolo que nunca muere

 

Redacción

Monterrey.- Pedro Infante falleció el 15 de abril de 1957 en un accidente aéreo cerca de Mérida, Yucatán, cuando pilotaba su propio avión.

Cuando murió era el cantante y actor más célebre, rico y celebrado de México.

Nació 18 de noviembre de 1917 en Mazatlán, Sinaloa, México. Fue el cuarto entre 14 hermanos.

Trabajó desde muy joven. No alcanzó a terminar la escuela primaria. Empezó siendo mandadero en una tienda. Aprendió carpintería con Jerónimo Bustillos y peluquería con José María Román. Él mismo hizo su primera guitarra y la usó para cantar con ella.

Fue carpintero hasta que lo dejó por cantar en clubes y en la radio. “La Rabia” llamó al grupo con el que hizo su primera música.

En 1932 entró a la Orquesta Estrella de Culiacán. Viajó en 1939 a la ciudad de México, en donde obtuvo un contrato en XEW.

Alternó el melodrama popular con comedias urbanas y con aventuras de charros. Encarnó a personajes populares, desde el sencillo obrero hasta el indio en «Tizoc “, Pepe “El Toro”, “El Ametralladora”, el seminarista, el mecánico de “Necesito dinero”, el charro de “Rancho Grande”, el agente de tránsito de “A toda máquina”, a unos trillizos en “Los Tres Huastecos”.

Es nominado en 1947 por la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas como mejor actor con la película “Cuando Lloran los Valientes”, un año después por “Los Tres Huastecos “, en 1953 por “Un Rincón Cerca del Cielo”. Finalmente logra el premio de mejor actor por su actuación en la película “La Vida no Vale Nada”, el 15 de junio de 1956.

Contrajo matrimonio en tres ocasiones, su primera esposa fue María Luisa Lión y vivieron juntos 10 años.

Estuvo con María Luisa hasta que ella supo que su marido tenía una hija con una bailarina: Guadalupe Torrentera, su segundo amor. Con ella tuvo tres hijos y un idilio de película que duró hasta 1952, en que se cruzó la actriz Irma Dorantes.

Dorantes fue su tercer amor reconocido. Se casó con ella en Mérida. Tuvieron una hija. Al poco tiempo María Luisa, de quien nunca se divorció, consiguió que la Suprema Corte de Justicia declarara nulo ese matrimonio.

Su carrera duró 14 años, en los que apareció en 45 filmes, los más exitosos haciendo dupla con el productor y cineasta Ismael Rodríguez.