¿Por qué debe de importarme lo que sucede en la Huasteca neolonesa?

Por. Sadot Edgardo Ortiz Hernández.

La Huasteca Neolonesa es un lugar que se encuentra ubicado en el municipio de Santa Catarina, Nuevo León, al interior del Parque Nacional Cumbres de Monterrey, conformado por una serie de cañones dotados de una belleza paisajística sin igual, que albergan ecosistemas de gran valor ecológico ambiental.

En esta zona de la Huasteca, discurren afluentes del río Santa Catarina. La vegetación presente en el lugar corresponde a los matorral submontano; rosetofilo y micrófilo, en el cual predominan especies silvestres del semidesierto, siendo algunas de ellas endémicas y en peligro de extinción, como es el caso de la Noa (Agave victoria regina), Maguey albopilosa (Agave albopilosa), ademas de la serpiente de cascabel (Crotalus sp). En las partes altas de las montañas de esta zona, se puede apreciar la existencia de bosques de pino y encino.

La importancia ambiental de esta zona, radica en la provisión de los servicios ambientales y/o ecositémicos, que brindan sus recursos naturales a la población de Monterrey, servicios ambientales que son: Retención de agua, captura de carbono, potencial de recreación y turismo, belleza paisajística y mitigación de inundaciones, entre otros más. De conformidad con el Fondo de agua Metropolitana de Monterrey, el 60% del agua que consumimos, se recarga en esta y otras zonas del Parque Nacional Cumbres de Monterrey.

Desafortunadamente, los servicios ambientales que proveen los recursos naturales de la Huasteca estan en riesgo, debido a la frecuente y creciente remoción de vegetación por la construcción y establecimiento de caminos, quintas y casas habitación, lo que ocasiona “cambios de uso de suelo forestal”, situación que se agrava ante el aumento en los asentamientos humanos irregulares, como es el caso de lugar conocido como “El Capricho”, donde incluso, se han llegado a ocupar predios con áreas de riesgo, como el cauce y zona federal de arroyos y del mismo río Santa Catarina.

Todos los asentamientos humanos de la Huasteca, están creciendo de manera desordenada, sin regulación alguna, y afectando la flora y fauna del lugar, además de generar riesgos de contaminación a mantos freáticos, pues en toda la Huasteca, no existe drenaje, por lo que los desechos líquidos que se generan en quintas y casas son depositados en fosas sépticas, teniendo algunas de éstas riesgo de filtraciones. Otro aspecto a considerar, lo representan los visitantes, pues realizan una mala disposición de sus residuos sólidos y en algunos casos, fecalismo al aire libre.

A medida que aumente la transformación de los ecosistemas de la Huasteca por casas y calles, se irá perdiendo cubierta vegetal nativa y con esto, la disminución en la captura de carbono en forma de CO2, pues la principal captación de CO2 es la producción fotosintética de biomasa.

Al igual, el aumento en las obras de impermeabilización del suelo, por el establecimiento de casas, calles y banquetas, afectará la captación de agua de lluvia, además de que propiciarán el aumento de la velocidad y el volumen de los escurrimientos del agua que ya no se infiltró, incrementando los riesgos de inundación en los predios colindantes de la parte inferior inmediata, e inclusive a los que se encuentran a mayor distancia.

https://www.facebook.com/sadotedgardo

Sadot Edgardo Ortiz Hernández. Director Parque Nacional Cumbres Monterrey.