¿Por qué serán santos Juan XXIII y Juan Pablo II?

Redacción

Ciudad del Vaticano.- Los postuladores de la causa de canonización de los Papas Juan Pablo II y Juan XXIII, monseñor Slawomir Oder y Fray Giovangiuseppe Califano, respectivamente, señalaron que la amistad con Cristo, su profunda fe afianzada en la oración, la Palabra de Dios, su caridad, humildad, mansedumbre y su fervor mariano, sin olvidar su entrega a la Providencia y a la Iglesia, fueron algunas características que tuvieron en común ambos pontífices.

El padre Califano recordó que después de la muerte del Papa Juan XXIII la gente percibió de inmediato su santidad. “Gracias a los diarios íntimos del alma de Juan XXIII, podemos conocer su santidad en todas las etapas de su vida. Entre ellas, a los 23 años, su empeño de hacerse santo, apoyándose en cuatro puntos: el espíritu de unión con Jesús, el recogimiento del corazón, el rezo del santo rosario y la vigilancia en las propias acciones”.

En tanto, Monseñor Oder refirió que desde las clases como universitario, los compañeros de Juan Pablo II lo señalaban como futuro santo.

Juan XXIII, pastor y padre

El postulador franciscano Fray Giovangiuseppe Califano hizo diversas remembranzas del también conocido como el “Papa Bueno”, quien decía que todos le llamaban Santo Padre, a lo que él aclaraba que no poseía esa santidad.

Sobre la figura de Juan XXIII, el padre Califano destacó dos aspectos prioritarios: el de pastor y padre, los cuales fueron reiterados por el Papa Francisco cuando recibió hace pocos días en el Vaticano a los obispos de la diócesis de Bérgamo.

Agregó que otro aspecto es la cordialidad, mansedumbre y alegría, que confluyeron en la definición de “Papa Bueno”, lo que lo definió más cuando visitó el hospital pediátrico “Bambino Gesú” y la cárcel romana “Regina Coeli”, pues con ello logró entrar en el corazón de las personas.

El padre franciscano subrayó que otra característica especial de Juan XXIII es la obediencia y la paz, dos palabras que definió como su historia y su vida. “El Papa italiano tuvo que obedecer y dejar su propia tierra para vivir en realidades muy difíciles. La raíz de su santidad fue la obediencia evangélica a la voz de su Señor”, dijo.

El postulador indicó que la causa inició en 1966, y gracias a un pedido encabezado por la diócesis natal del Papa, Bérgamo, se envió la solicitud de canonización en el marco de los 50 años de la muerte de Juan XXIII, en coincidencia con los 50 del inicio del Vaticano II y del Año de la Fe.

Juan Pablo II, místico y Papa cercano a la gente

Por su parte, Monseñor Slavomir Oder, postulador de la causa de Juan Pablo II, recordó que el Papa polaco tuvo una vida de total sufrimiento, pues perdió a toda su familia, enfrentó la vida como misterio sin huir. “Él decía que su primer seminario fue su casa y su papá el primer guía espiritual. La fe que lo formó fue simple, popular y fue la que vivió con el cardenal Stefan Wyszynski, que era la encarnación de esa fe”.

Explicó que una segunda figura importante en la vida de Juan Pablo II fue Jan Teranuwzki, a través del cual descubrió el significado de la participación de los laicos y le ayudó a su discernimiento vocacional.

Le ayudó en su visión Mariana y en su vocación carmelita.

La tercera persona que influyó en Juan Pablo II fue el obispo Sapieja, que era el encargado del seminario clandestino en Polonia durante el régimen comunista.

Monseñor Oder resaltó que Juan Pablo II tenía necesidad del contacto con la gente porque le nutría la fe del pueblo, desde su sacerdocio hasta su elección como Papa. Tenía una profunda mística, esto es, una vivencia del misterio de Dios; un santo es un hombre de Dios y Juan Pablo II tenía una relación viva con Dios a través de la oración profunda. En Cracovia encontraba el espacio eucarístico desde donde oraba y gobernaba la iglesia de Cracovia.

La síntesis de la espiritualidad de Juan Pablo II es que a través de la cercanía con el pueblo de Dios quería sentir con el corazón de la gente, con el propósito de evangelizar para llevar a la gente a la santidad.
Tuvo siempre un sentido profundo del don recibido, no mantenía un diario, pero escribía. Al inicio de su pontificado escribió que sabía que el paso de su vida había sido un don pagado por el sufrimiento de otros, y que la clave para entender ese misterio era pagar el débito del amor recibido.

La sencillez, común denominador de JXXIII y JPII
La fe sencilla y su total confianza y entrega a Dios, es el común denominador de estos dos Papas, cuya canonización presidirá el Papa Francisco este domingo 27 de abril, precisamente en la festividad de la Divina Misericordia instaurada por Juan Pablo II.