Preparan alianza contra Rusia

Triángulo de Weimar: Ministros de Asuntos Exteriores, el francés Laurent Fabius, el alemán Frank Walter Steinmeier y el polaco Radoslaw Sikorski.

Redacción

Berlín.- Alemania, Polonia y Francia lograron un acuerdo con el fin de intensificar las relaciones entre Europa y 16 países del oriente del continente, como resultado de la reunión del “Triángulo de Weimar” en esa ciudad del oriente alemán.

A pesar del tono moderado, la declaración se deja leer como un paso estratégico en respuesta a la actitud expansionista de Rusia, acusada por occidente de la “anexión ilegal” de la península ucraniana de Crimea.

La reunión del “Triángulo de Weimar”, como se le conoce a esa formación política que fue creada en agosto de 1991, se llevó a cabo anoche a nivel de los ministros de Asuntos Exteriores de los tres países.

En un comunicado los ministros pidieron “una nueva dinámica de la política (de la Unión Europea) hacia los países vecinos” del oriente de Europa.

El alemán Frank Walter Steinmeier, el francés Laurent Fabius y el polaco Radoslaw Sikorski se expresaron en favor de la aprobación de medidas que apuntan a acercar claramente a dichos países a la Unión Europea (UE).

Concretamente se trataría de poner a disposición ayudas financieras flexibles, mejorar las relaciones de estos países con el mercado interno de la UE, intensificar los intercambios de estudiantes y facilitar la concesión de visados.

“Nuestra vecindad será en los próximos años también la región más importante para el comercio exterior de la UE, así como para las políticas conjuntas de seguridad y exterior”, según se planteó en el documento.

La reunión entre los tres países tiene lugar cada año y es conocida como “el triángulo de Weimar”. Esta edición cobró importancia por el contexto internacional de las tensiones entre occidente y Rusia por la gestión de la crisis en Ucrania.

Los ministros de Asuntos Exteriores del Triángulo de Weimar jugaron un papel destacado cuando la crisis en Kiev. Lograron negociar un acuerdo con el entonces presidente Víctor Yanukovich, pero la oposición ucraniana tomó el poder en forma súbita sin respetar ese acuerdo.

En el comunicado del Triángulo de Weimar se planteó también que un acercamiento de la UE a los países eurorientales de Ucrania, Moldavia y Georgia “es también en el interés de Rusia”, según se lee en la declaración conjunta. Se trata de países que están dentro de lo que Rusia considera como jurisdicción o su zona de influencia.

Los países en cuestión no tienen que encontrarse en la situación de elegir entre las alianzas con Rusia y con la UE. Ambas deberían ser posibles a la vez, se asentó en el comunicado.

El encuentro del “triangulo de Weimar” tuvo lugar en vísperas de la conferencia de los ministros de Exterior de la OTAN, que se realizará en Bruselas y de la que se esperan nuevos pasos de occidente en el marco de la crisis de Ucrania y Rusia.

El ministro de Exterior alemán Frank Walter Steinmeier pidió en Weimar evitar una escalada del conflicto: “No puede ser que en el Siglo XXI volvamos a la Guerra Fría”, dijo en palabras recopiladas por la prensa alemana y añadió, “y sin embargo, esto no está excluido”.

Se trata ahora en particular, según Steinmeier, de “evitar una separación de Europa”. El ministro alemán reconoció que la retirada de las tropas rusas desplegadas en la frontera con Ucrania es una señal de distensión.

En la conferencia de Bruselas podrían acordarse, sin embargo, nuevos pasos estratégicos que podrían causar una nueva escalada de las tensiones. Según informaciones confidenciales publicadas este martes por Der Spiegel, la OTAN buscará extender su presencia en Europa oriental.

Se trataría en concreto de la República de Moldavia, de Azerbayán y Armenia, países para los que la OTAN podría buscar aprobar “medidas prácticas de apoyo de las relaciones”, según citas de la revista alemana, sacadas de un documento interno y secreto de la OTAN.

El fin de esta iniciativa a corto plazo sería el de “apoyar la estabilidad en el actual contexto de Europa del Este”. Entre otras cosas, se buscaría incrementar la colaboración de los ejércitos de dichos países con la alianza.

El documento, de acuerdo a Spiegel, hizo una referencia explícita a la posibilidad de coordinar la formación de militares de los países del oriente de Europa y de llevar a cabo ejercicios conjuntos, así como apoyar su participación en los “proyectos de defensa inteligente”. Esto significaría, en particular, la adquisición por parte de estos países de nuevas armas.

Para cada una de los tres países antes mencionados que están geográficamente al lado de Rusia, la OTAN habría dibujado un programa de ayudas específico.

De acuerdo a Spiegel, el contenido del documento aparece menos conciliador de la declaración del “Triángulo de Weimar” y podría contribuir al aumento de las tensiones con Rusia.